Turismo

Viajado con Deby: Un Acto de Hedonismo

Los vinos de Rioja han sido los compañeros del hombre, son un elixir maravilloso que nos traslada de un mundo terrenal a un paraíso divino
viernes, 11 de septiembre de 2020 · 01:57

Por Deby Beard

Un vino está hecho de muchas más cosas que sólo uva. Está hecho de recuerdos, homenajes,  tributos, respeto, sabiduría, angustias, esperanzas; de tierra, agua y sol.

Si el mundo estuviera dividido en viñedos, en lugar de países, España sería el más grande de todos, ya que cuenta con la mayor área de cultivo de vid y es el primer exportador de vinos. Mucho camino se ha recorrido desde las antiguas producciones de vino, cuando procedente de la zona que ahora conocemos como Rioja, era tan famoso, y tan apreciado, que se exportaba en ánforas de barro a diferentes puntos del Imperio Romano, ya que por sus cualidades era uno de los vinos más apreciados por la élite.

Los vinos de Rioja han sido los compañeros del hombre, son un elixir maravilloso que nos traslada de un mundo terrenal a un paraíso divino. La campiña española, que fuera tan alabada por los romanos, nos regala hermosos paisajes pintados con colores caprichosos, decorados con miles de hectáreas de viñedos donde crecen las uvas con las que se elaboran los vinos.

Las variedades de uvas que están autorizadas a cultivarse son la tintas Tempranillo, Garnacha, Graciano, Mazuelo y Maturana Tinta; y en las blancas son Viura, Malvasía, Garnacha Blanca, Tempranillo Blanco, Maturana Blanca, Turruntés, Chardonnay, Sauvignon Blanc y Verdejo.

Mucho ha cambiado Rioja desde que los romanos fueron cautivados por su belleza, pero su esencia continúa, y junto con su calidad excelsa, logró obtener en 1991 la Denominación de Origen Calificada, la primera de España, con lo que se garantiza que cada botella de vino esté avalada con estrictos procesos de producción.

La Denominación De Origen Calificada Rioja es conocida a nivel internacional por sus vinos, también por ser un destino enoturístico referente; sus bellezas naturales e importancia social y cultural, y las nuevas categorías están pensadas para disfrutar las maravillas con las que ha sido bendecida. Ya sea a solas o acompañado, beber un vino de Rioja, desde la época romana hasta ahora, es un acto de hedonismo.

Los vinos en Rioja están hechos de sentimientos, de ideas, de sueños, de paciencia y pasión. No voy a mentir si les digo que, entre el vino y la vida, y entre el vino y el amor hay muchos paralelismos. Viajan juntos, se cruzan, se enredan, se sienten.