Comida mexicana

Aprende a hacer un rico y tradicional mole de novia con la receta de la abuela

El mole blanco, también llamado mole de novia, debido a su color, es un tipo de salsa espesa que se prepara con chile habanero o güero
jueves, 10 de marzo de 2022 · 12:49

Comer mole es uno de los placeres más grandes que puede tener un mexicano. De hecho la sensación es indescriptible, porque regularmente es tan intensa como deliciosa. Empezando, porque puede tener notas dulces a pesar de que predomine en su mayoría lo picoso. ¡Todo al mismo tiempo! Eso la verdad aquí y en China se llama maestría del manejo de ingredientes y es una verdadera delicia probar platillos tan artesanales.

Si vas a una fiesta mexicana en México, lo más seguro es que haya mole, porque es uno de los platillos más típicos del país, debido a que tiene una gran historia, pues de acuerdo con información del gobierno de México, tuvo su origen en las culturas prehispánicas, donde los indígenas mezclaban varios chiles con semillas de calabaza, hierba santa y jitomate para crear una salsa a la que denominaban mulli (la palabra antecesora de mole).

La mulli era acompañada normalmente con carne de guajolote, aunque también se podía usar la carne de pato o armadillo y era servido en ceremonias como ofrenda a los dioses. Nótese que desde ese momento sólo se comía en ocasiones especiales y esto podría deberse a lo laborioso que implica hacer un platillo como estos desde cero, sin licuadora y con toda la cantidad de especias que tiene que llevar para que el sabor sea único. 

¿Cómo se prepara el mole blanco?

Sin embargo, hay que decir que fue hasta la llegada de los españoles, cuando se introdujeron algunas especias que se agregaron a la receta de los moles, como es el caso de la pimienta negra, anís y la canela. Hay muchos tipos de moles, entre los que destacan: el rojo, el negro y el verde, como los más populares. Sin embargo, también están el anaranjado o pipián, el rosa y hasta el blanco. ¡Sí, lo creas o no es posible!

El mole blanco, también llamado mole de novia, debido a su color, es un tipo de salsa espesa que se prepara básicamente con una mezcla de ingredientes de colores claros. Es un platillo mestizo y elegante, que se considera exótico, pero al mismo tiempo refinado. A diferencia de los otros, no contiene guajillo, ni ningún chile que le de un color rojizo y negro, que tanto puede caracterizar a los demás. 

Los elementos que se tuestan ligeramente son cacahuate sin piel, almendra sin piel, girasol, piñón blanco y tortilla de maíz blanco. Los elementos que se fríen en aceite son plátano en rebanadas, trozos de manzana, uvas pasas rubias, cebolla fileteada, trozos de chile güero y trozos de chile habanero. Estos ingredientes se muelen por partes en una licuadora o en un molcajete, agregando leche, chocolate blanco, y agua o caldo, junto a elementos sazonadores como dientes de ajo, clavos de olor, pimientas gordas, rajitas de canela y anís. El resultado es un mole aromático de sabor suave y ahora mismo aprenderás a prepararlo con esta receta.

Ingredientes

  • 150 gramos de cacahuate sin piel y sin sal
  • 150 gramos de almendras sin piel
  • 100 gramos de semillas de girasol
  • 100 gramos de piñón blanco
  • 150 gramosa de ajonjolí
  • 200 gramos de chocolate blanco  rallado
  • 1 tortilla de maíz
  • 250 gramos de chile Güero
  • 1 Chile habanero
  • 1 rebanada de pan de caja o bolillo
  • 1 manzana golden
  • 1/4 taza de leche
  • 2 piezas de plátano macho maduro
  • 1 cebolla blanca
  • 2 hojas de hierba Santa
  • 150 gramos de uva pasa blanca
  • 2 dientes de ajo pequeños
  • 5 clavos de olor
  • 5 pimientas
  • 2 varitas de canela
  • 1 1/2 cucharaditas de anís (no el estrellado)
  • 1 1/2 cucharadita de semilla de cilantro
  • Aceite vegetal un poco
  • Sal al gusto
  • Caldo de pollo el necesario
  • Pollo o cerdo cocido en trozos pequeños

¿Cómo se prepara?

  1. En un sartén coloca las semillas para tostarlas, muévelas constantemente para que no se doren excesivamente.
  2. Pon la tortilla en el horno para que se dore también.
  3.  Corta el plátano maduro en rebanadas y en un sartén con aceite caliente ponlo a freír, cuando esté listo lo retiras y colocas en un plato para escurrir el aceite.
  4. Usando el mismo aceite del plátano, acitrona la cebolla y los chiles sin las semillas y desvenado, todo cortado en trozos.
  5. Tritura los ingredientes, usa la licuadora y agrega el caldo de pollo caliente junto al chocolate para que se funda, usa eso como liquido para moler todos los ingredientes. Antes de licuar el pan es buena idea remojarlo en leche.
  6. Cuando tengas el mole como producto del licuado, coloca aceite en una cacerola y cuando se caliente, agrega el mole.
  7. Cocina y remueve hasta que se espese. Es importante que no dejes de mezclar ya que es delicado y no quieres que se pegue a la cacerola.
  8. Una vez que todos los ingredientes se integren es hora de servir.
  9. ¡Provecho!