Frijoles

¿Cómo hacer frijoles en olla de barro desde cero? Descubre todos los detalles con esta receta

Los frijoles de la olla poco requieren para potenciar su sabor y puedes comerlos solos o casi con cualquier otra cosa
jueves, 1 de abril de 2021 · 11:24

Todos recordamos esas visitas a la casa de las abuelitas donde apenas se pisaba la cocina y lo primero que llegaba era el olor a frijoles, que por alguna razón siempre estaba presente, al menos en las cocinas tradicionales. Y aunque con el tiempo empezaron a comercializarse estas leguminosas en lata o bolsas, la verdad es que nunca saben igual que lo que ellas cocinaban con ese toque hogareño y delicioso, que pocos ingredientes hacían falta para completar la comida.

Y es que los frijoles son un referente internacional de la comida mexicana. Algunos incluso creen que junto al maíz y al chile, son los elementos más  distintivos de la tradición culinaria en México. Y quizá no están muy errados, ya que efectivamente tienen una gran versatilidad a la hora de combinarse con otros alimentos. Así pues, después de décadas de debate sobre su origen en Mesoamérica (Colombia, América Central y México) y los Andes en Perú y Ecuador, el investigador Roberto Papa del Centro de Investigaciones sobre Cereales en Foggia y Elena Bitocchi, de la Universidad Politécnica delle Marche, en Ancona, Italia, concluyó que son Mesoamericanos y que llegó después a Perú, Ecuador y varias regiones del sur. 

Aunque hoy en día existen decenas de platillos preparados con frijoles, tanto en México, como en toda Latinoamérica, hay un clásico mexicano que nunca pasará de moda, sin importar todas las tendencias y modas culinarias que puedan surgir con las tendencias gastronómicas y ése es: Los frijoles de la olla. Sí, ese platillo que no puede ser más simple que un plato hondo con unas cucharadas de caldo y semillas de frijol agrandadas por el agua. 

Y es que, los frijoles poco requieren para potenciar su sabor. Hay quienes los comen solos en un plato o quienes los condimentan con queso panela, pico de gallo o hasta chicharrón. Son una comida que brilla por su simplicidad y uno creería que nunca serán extrañados, hasta que faltan y no hay nada que pueda llenar ése hueco de no comerlos, porque son tan ricos que no hay como comerlos en casa y bien preparados. Por eso, hoy te dejamos la receta de cómo prepararlos desde cero y en olla de barro, para que les dé un mejor sabor. 

Ingredientes 

  • 1 kilo de frijol
  • 2 litros de agua
  • Sal

¿Cómo se preparan?

  • Se limpia y se lava el frijol.  (Vacía la bolsa en una servilleta de tela para tortillas y quítale las piedritas antes de lavarlos)
  • Una vez lavados, déjalos remojando una noche antes en un balde de agua donde quepan todos.
  • Al otro día se tira el agua y se ponen a cocer en la olla de barro por 2 o 3 horas, la consistencia de los frijoles te dirá cuánto tiempo, por lo que hay que estarlos viendo y tocando cada cierto tiempo.
  • Ya que estén blanditos agrega sal al gusto.
  • Tapa y baja la flama.
  • Cocina por 10 minutos más.

Variantes en su preparación

Hay quienes gustan de agregarle una cucharadita de aceite y cebolla a la olla de barro antes de poner los frijoles. Puedes hacerlo para obtener una pequeña variación en su sabor. También, existen algunas cocineras que recomiendan hervirlos con epazote, porque aseguran que también esto les da un mejor sabor y hasta hay quienes les agregan un ajo. Debemos saber que no hay forma correcta o incorrecta, solamente existen estilos diferentes. 

¿Con qué puedes acompañarlos?

Como hemos dicho antes, los frijoles son un platillo sumamente adaptable y versátil. Por lo que puedes acompañarlos casi con todo: Unos bisteces encebollados, hacerlos refritos y acompañar esas milanesas de pollo, ahora que es vigilia o simplemente hacerte unos tacos placeros para que sean la guarnición perfecta de tus frijoles de la olla. Ahora, que si lo que tienes en casa es fideo, también le puedes agregar frijolitos al fideo y verás que delicia. En fin, posibilidades hay cientos.