Postres

Los 5 panes dulces italianos más conocidos en el mundo

Italia es conocida por su pastelería tradicional en todo el mundo: su helado, su panettone y las ameretti
lunes, 15 de junio de 2020 · 19:24

Seguro que conoces alguno de los panes dulces que hoy te presento. Sin duda alguna, su elaboración artesanal y con materias primas de la máxima calidad han contribuido para que hoy en día los podamos disfrutar a nivel internacional, porque ya no sólo los elaboran artesanos italianos y en éste país, sino también en todo el mundo de la mano de artesanos panaderos y pasteleros locales que han viajada a los lugares más lejanos para aprender de primera mano las mejores técnicas. Hoy te presento una selección de los cinco que creo son  más conocidos, pero sin duda alguna son muchos más de los que componen esta lista.

Panettone:

Rey indiscutible de la mesa navideña en Italia, se ha convertido en el dulce italiano más conocido y solicitado en todo el mundo. Huyamos de los de elaboración industrial, no tienen nada que ver con los elaborados artesanalmente. Tienen forma de cúpula y se conocer desde el siglo XV, aunque hay algún que otro historiador que ubica su origen en el año 1000, en la Corte de Ludovico el Moro. Es un pan dulce, donde la masa fresca antes de cocer, triplica en volumen después de la fermentación y cocción. Y por supuesto se elabora con masa madre natural, que se conserva en agua, mantequilla, yemas de huevo y fruta confitada (pasas, naranja, cidra). Su elaboración tradicional requiere de varios días de dedicación exclusiva de ahí su valor de mercado.

Pandoro:

Es antecesor del Panettone y deriva de un dulce veneciano de forma cónica, reservado en sus orígenes sólo para nobles. Se solía cubrir con finas láminas de oro de tíbar de ahí su nombre. Dice la tradición que se inventó en la navidad del año 1260 en honor de los nobles Della Scala, señores de Verona. El Pandoro difiere estéricamente no sólo en su forma geométrica respecto al Panettone, sino que dispone de un alveolado mucho menos pronunciado, resultando algo más denso al paladar. Igualmente se elabora con mantequilla, yema y masa madre natural.

Colomba de Pascua:

Difiere de los anteriores en que tiene forma de paloma, siendo sus ingredientes muy similares a las dos elaboraciones anteriores. Se dice que un abad irlandés, llamado Colombano,  llegó a Pavía en el año 612, y se dice que a la hora de bendecir una comida ésta se convirtió en palomas de pan de color blanco. Entonces la reina se impresionó tanto que decidió donarles un terreno donde se construyó el monasterio de San Colombano, siendo el símbolo del santo la paloma blanca y en cuyo honor se elabora este pan dulce. Los hay de muchos sabores además del tradicional:con piña, chocolate y almendras.

Nadalín:

Padre del Pandoro, nació en Verona en el siglo XIII para celebrar la primera navidad de los Señores de Verona, relacionándose de forma estrecha con Julieta, ya que la historia de los dos inmortales amantes tuvo lugar por aquella época. El nadalin tiene unos ingredientes parecidos a las anteriores elaboraciones pero resulta menos graso y aromático y  más compacto y dulce. En Verona es el más consumido, representando mejor la historia local ligada a la tradición. La costumbre es consumirlo en Navidad tras la misa del Gallo, acompañado de una buena taza de chocolate caliente o una copa de vino dulce.

Focaccia dulce

A diferencia de todos los anteriores se presenta en forma plana, al igual que su hermano salado, la focaccia tradicional, que se hornea sobre una charola, y cuya masa es parcialmente desgasificada con los dedos antes de entrar en el horno. Igualmente, es una masa enriquecida que lleva mantequilla, huevos, y un sinfín de deliciosos complementos como puede ser las lágrimas de chocolate. Se suele poner azúcar en su superficie antes de hornear.

Otras Noticias