Saludable

¿Cómo calmar la tos seca? Pon en práctica estos remedios caseros

Estos remedios naturales te ayudarán a aliviar los síntomas que se presentan con la tos seca
lunes, 30 de noviembre de 2020 · 17:58

La tos seca regularmente se presenta como un síntoma del resfriado o de alguna enfermedad del sistema respiratorio. Ésta se caracteriza por una tos persistente, especialmente presente en las noches, que irrita la zona de la garganta y el pecho y no presenta expectoración, contraria a la tos con flemas donde hay un excedente de mucosa provocada por una infección.

Entre sus síntomas se encuentra una especie de cosquilleo en la garganta que continuamente nos hace sentir la necesidad de toser y dado que es muy seca irrita constantemente, además que se presenta mucho más frecuentemente cuando estamos en reposo, lo que provoca dolor, ardor y cansancio. La tos seca no siempre es un síntoma del resfriado, puede haber otras situaciones que la ocasionen.

Por esta razón es fundamental que ante una enfermedad de las vías respiratorias vayamos al médico para ser revisados y diagnosticados con un tratamiento eficaz, aunque también existen algunos remedios naturales, como los que aquí te compartimos, que nos ayudan a mejorar estos síntomas, que no tienen efectos secundarios y que pueden ser un complemento del tratamiento.

Remedios caseros para calmar la tos seca

Té de jengibre con miel

El jengibre es conocido por sus propiedades antiinflamatorias, además de calmar el dolor y relajar las vías respiratorias; en tanto la miel se ha estudiado como un producto con efectos menores, pero similares a un tratamiento médico que ayuda a suprimir la tos, aunque la ventaja es que la miel es natural, por lo que no tiene efectos secundarios y en cambio posee propiedades antibacterianas.

Coloca 30 gramos de jengibre en rebanadas en 1 taza de agua, calienta y deja que hierva, después sirve y deja enfriar dos minutos, agrega 2 cucharadas de miel y el jugo de 1/2 limón, mezcla y consume, de preferencia no te bañes ni salgas a la calle después de tomarlo, abrígate bien y evita darle cualquier tipo de remedio a niños de un año.

Caldo de pollo

El remedio ideal de las abuelitas, el caldo de pollo es excelente para calmar los síntomas de la tos seca y del resfriado, ya que una de las reglas básicas durante estas enfermedades es mantenerse bien hidratados y tener una buena temperatura.

El caldo de pollo tiene propiedades que destruyen los virus y bacterias causantes del resfriado, mientras que promueven la liberación de mucosidades y atacan las células que afectan los tejidos, por lo que mejora los síntomas de esta enfermedad, reducen la inflamación en la garganta y regula las mucosas nasales sin afectar al sistema inmune.

Prepara un caldo de pollo con una pechuga de pollo sin piel en agua suficiente, añade 1/2 cebolla, 1 diente de ajo1 ramito de cilantro1 zanahoria picada en trozos, 1 chayote en trozos, 1 papa en trozos y 1 calabaza en trozos, agrega sal al gusto y deja hasta que la carne esté cocida. Sirve caliente y acompaña con un poco de jugo de limón.

Té de raíz de malvavisco

La raíz de malvavisco es una hierba que ha sido ampliamente empleada para tratar dolores de garganta y tos, dado que tiene propiedades antitusígenas, antitusivas, expectorantes, calmantes, antiinflamatorias y cicatrizantes, gracias a su contenido de flavonoides, fibra, mucílagos, taninos y otros componentes que mejoran síntomas como la irritación y el dolor.

Prepara una infusión con 4 gramos de raíz de malvavisco machacada, sírvela en agua y deja que hierva durante 10 minutos. Puedes endulzar con miel de abeja para potenciar los efectos. Esta infusión no debe ser consumida por diabéticos, embarazadas, en periodos de lactancia o si se está tomando algún tratamiento médico a menos que el médico lo apruebe.

Gárgaras con sal

Aunque el sabor puede ser muy desagradable para algunos, este remedio ayuda a reducir las flemas y la mucosa en la parte posterior de la garganta, lo que reduce la necesidad de toser y contribuye a cicatrizar las heridas causadas por los virus y bacterias. Calienta 1 taza de agua y cuando esté tibia añade1/2 cucharadita de sal, remueve y haz gárgaras, escupe después de unos minutos y repite cada 3 o 4 horas durante al día hasta que mejoren los síntomas.

¡Escucha nuestro último podcast de Punto Saludable!

Otras Noticias