Comida internacional

Aprende a hacer una rica lasaña de plátano macho con esta receta

Esta receta sí lleva la tradicional carne molida, pero se puede preparar de manera sencilla y rápida
lunes, 7 de marzo de 2022 · 16:05

Si hay algo que se antoje en tiempos de calor eso es la fruta, quizá por lo jugoso, porque es fácil de consumir o simplemente porque se lleva bien casi con cualquier platillo. Por eso, hoy compartiremos contigo una receta para preparar una rica lasaña de plátano, que estamos seguras de que te encantará, porque le da un toque diferente al platillo italiano que tanto nos gusta. Digamos que le da un toque dulzón, pero que se compensa con los ingredientes salados

Como sabemos, la lasaña es un platillo de origen italiano que se sirve con láminas superpuestas de pasta, intercaladas con capas de ingredientes al gusto, más frecuentemente carne (ragú) en salsa boloñesa bechamel. Cuando es al horno, se puede hacer con verduras (espinacas, berenjenas, etc.) o pescados. Se termina con bechamel y abundante queso rallado para gratinarla en el horno.

La palabra "lasaña" proviene del griego "lasanon", a través del latín "lasanum", que se refiere al pote en el que se cocinaba. La palabra singular en italiano es lasagna y en plural lasagne se aplica indistintamente al plato o a la pasta en forma de láminas. Es una entrada o primer plato caliente que se suele comer en invierno o en los periodos fríos de la primavera, como este que estamos viviendo justo ahora. 

¿Cómo se come la lasaña?

Aunque en Latinoamérica no hace tanto frío como en Europa, pues no hay regla que diga que no la podemos comer, así que merece la pena intentarlo y además con un ingrediente especial como lo es el plátano, que a diferencia de la pasta, esto tiene muchos carbohidratos menos y es mucho más fácil de digerir. Además, es una gran idea para usar esos plátanos machos o maduritos que tienes ahí en el frutero. 

Sabemos que al no usar pasta, es probable que algunos italianos desaten su furia, pero acá lo único que importa pues es nuestra salud y que nos guste todo lo que nos llevamos a la boca. Por esa razón siempre se vale probar nuevas versiones de lo que ya conocemos, además, el plátano es una fruta que contiene vitaminas del grupo B y minerales como el potasio, que contribuyen a combatir el estrés y cansancio. 

Esta receta sí lleva la tradicional carne molida, pero se puede preparar de manera sencilla y rápida para la comida de estos días antes de que llegue el viernes de Cuaresma, el tiempo en que no podemos comer nada de carne roja. Siempre puedes desquitarte con recetas como estas que no son ni muy, muy, ni tan, tan, como dirían las abuelitas. Así que ¡toma nota!

Ingredientes

  • 3 plátanos machos
  • 2 huevos
  • 1 pizca de sal 
  • 2 pizca de pimienta negra
  • Aceite suficiente
  • 1/2 cebolla picada en cubitos pequeños
  • 1 pimiento picado también en cubitos pequeños
  • 3 dientes de ajo machacados
  • 1/2 cubito de caldo de pollo

¿Cómo se prepara?

  1. Quítales la cáscara a tus plátanos y realiza 3 cortes a los costados hasta obtener tiras de cada uno de ellos. 
  2. Mezcla en un tazón los 2 huevos y salpimenta al gusto. 
  3. En una sartén coloca aceite suficiente y echa a freír los plátanos. Cuando estén doraditos, saca y escurre el exceso de aceite. 
  4. En una cazuela coloca el cubito de consomé o caldo de pollo, un poquito de aceite y toda tu verdura picada. Sofríe muy bien por 4 minutos. Agrega una cucharadita de pimienta negra y sal. 
  5. Sigue sofriendo hasta que todo esté muy bien incorporado. 
  6. Agrega 300 gramos de carne molida a la cazuela hasta que se fría por 10 minutos. 
  7. Cuando tu carne esté lista, retírala de la cazuela y reserva. 
  8. Ahora coloca una capa de las tiras de plátano en la base de la cazuela y encima agrega una capa de carne molida y la mezcla de los huevos.
  9. Repite el procedimiento hasta terminar las capas de carne y plátano. Al final, agrega queso mozarella al gusto y un poco de orégano. 
  10. Cocina a fuego bajo hasta que se derrita el queso y cubre la cazuela con una tapa. 
  11. ¡Provecho