Recetas

¿Cómo hacer unas orejas de carnaval? Sigue paso a paso esta receta

Disfruta de una de las recetas más dulces de los carnavales
martes, 16 de febrero de 2021 · 14:46

Algunos de los eventos más esperados en diversos lugares de España son los famosos Carnavales, pues se trata de un momento en donde la gente se reúne para celebrar con comida, baile, bebidas y mucha música. En algunos lugares, sueles disfrazarse para darle un toque mucho más divertido, pero no al estilo Día de Muertos o Halloween, aquí lo hacen mucho más divertido y sin ese "terror". 

En cada rincón de España, cuentan con tradiciones diferentes y, por lo mismo, la gastronomía que encontrarás en los carnavales suele ser muy distinta, uno de ellas, por ejemplo, son las orejas de carnaval. Pero no como las que conoces, estás son más estilo buñuelos que, de igual manera van bañados en azúcar, pero mucho más delgados. 

Aunque no es una receta compleja, puede tomarte algún tiempo su elaboración por la dedicación que debes ponerle a las orejas de carnaval para que te queden más que perfectas, con un sabor estupendo y crujiente. Estás delicias las puedes acompañar con café o bien, las puedes servir como postre o para la cena con un chocolate caliente. 

Orejas de Carnaval 

Ingredientes

  • 250 g Harina de trigo
  • 50 g Mantequilla
  • 25 ml Licor de anís o aguardiente
  • 100 ml Agua tibia
  • 60 g Azúcar glass
  • 1 Huevo
  • Ralladura de limón
  • Sal

Preparación 

Empezamos mezclando todos los ingredientes menos la harina en un bowl hasta formar una crema homogénea. Si no nos gusta el toque del limón podemos usar ralladura de naranja o de mandarina. Luego incorporamos la harina tamizándola hasta formar una masa ligera, manejable, elástica y ligeramente grasosa. Dejamos reposar al menos una hora.

Lo que viene es algo un poco más delicado paso es el más delicado de todos, en una superficie plana vamos enharinar, para que nos se nos pegue la masa. Vamos a hacer pequeñas bolitas del tamaño de una canica y las vamos a estirar con ayuda de un rodillo hasta darles forma de oreja (más o menos). Lo importante, lejos de pensar en la forma, es que deberán quedar lo más finas posibles. 

A medida que vamos dando forma a la masa vamos friendo las orejas en aceite hirviendo (pero sin llegar a quemarse). Puede ser aceite de oliva, aunque no pasa nada si es aceite de cocina normal. Dejamos escurrir el aceite sobrante en un plato con papel de cocina y espolvoreamos un poco de azúcar glass antes de servir.