Tips

Papas a la francesa, haz que te queden perfectas con este ingrediente

Existe un ingrediente imprescindible que puede ser la clave para diferenciar unas papas fritas perfectas de un buen intento casero
miércoles, 19 de agosto de 2020 · 14:03

Para salir un poco de la rutina y permitirse ese gusto culposo en algunas ocasiones, ¿quién no ama las papas fritas? Aunque existen muchos sitios donde este alimento puede conseguirse preparado o preelaborado, cocinar unas caseras siempre resulta una opción más divertida e incluso menos dañina.

Para hacerlas existen múltiples recomendaciones para conseguir las papas fritas perfectas: elegir papas grandes, cortar todos los bastones del mismo grosor o remojarlos en vinagre y sellar la superficie. Aunque todos estos consejos resultan útiles, existe un ingrediente imprescindible que puede ser la clave para diferenciar unas papas fritas perfectas de un buen intento casero. 

Conoce el ingrediente secreto

También conocida como almidón de maíz o maicena, la fécula de maíz es justamente el almidón que se logra obtener de este alimento y que pasa por un proceso de extracción de nutrientes, aceites y proteínas para dejar exclusivamente la fécula.

Este alimento se encuentra dentro del grupos de los cereales y es un fuerte proveedor de minerales como calcio, fósforo, magnesio, hierro y zinc; así como de carbohidratos, excelentes para llenarte de energía o facilitar tu digestión.

Por otro lado, la fécula de maíz también es reconocida por ser libre de glutten, así que cualquier alimento que se prepare con este ingrediente es apto para personas celíacas.

Este ingrediente es clave para proveer a las papas fritas de mayor almidón, un elemento que ayudará a que éstas queden sin grasas y al mismo tiempo obtengas un resultado crujiente y sabroso.

¿Ya se te antojaron? 

¡Aprende a prepararlas!

Ingredientes:

1 kilo de papas peladas

3 cucharada de fécula de maíz

½ litro de aceite vegetal

4  cdas de ajo en polvo

Sal y pimienta al gusto

Preparación:

  1. Corta las papas en bastones medianos (tal como lo mencionamos previamente, todos del mismo grosor), y colócalos en un bowl grande con hielos y agua hasta cubrirlos por completo. Déjalos reposar durante 10 minutos.
  2. Cuela y deja escurrir las papas otros 10 minutos.
  3. Pasa las papas a otro recipiente y espolvorea la fécula de maíz por encima. Posteriormente mezcla hasta que todas las papas estén cubiertas por el ingrediente secreto.
  4. En un sartén, calienta el aceite a fuego alto y fríe las papas por tandas. Recuerda retirarlas cuando empiecen a tomar un color dorado.
  5. Retira el exceso de grasa con papel de cocina y espolvorea el ajo, sal y pimienta.
  6. ¡Disfruta de las mejores papas caseras!

Galería de fotos