Desayuno mexicano

Tecolotes: La mejor combinación de molletes con chilaquiles para un desayuno completo

Quién dijo que debías elegir entre chilaquiles o molletes si puedes tenerlos a ambos en un mismo plato
miércoles, 11 de noviembre de 2020 · 23:00

Los tecolotes es una de las recetas mexicanas que tal vez hemos tenido la oportunidad de disfrutar en muy pocas ocasiones, y aunque se podría confundir por el nombre y hacer referencia al ave, en esta ocasión estamos hablando de un platillo delicioso que combina lo mejor de dos recetas: los chilaquiles y los molletes. Aunque podrían llegarse a confundir con una torta de chilaquiles, estos no se comen con un bolillo entero, sino por mitades a las que se les agrega queso gratinado como un buen mollete. 

Acompañado de pico de gallo o incluso de un buen guacamole, esta receta es perfecta para el desayuno, ya que no se necesita de mucho tiempo para su preparación e incluso se puede hacer con algunos ingredientes que tengas a la mano. Su particular nombre nació por la cadena de tiendas departamentales que usan a esta ave como emblema bien conocido, así que las nombraron en su honor e incluso puedes degustarlas en el lugar. Ahora que si quieres hacerla en casa, aquí te compartimos la receta de los tecolotes para que te luzcas con tu familia. 

Tecolotes

Ingredientes: 

1/2 kilo de tortillas

2 tazas de salsa verde

1 taza de frijoles refritos

1 taza de crema

250 gramos de queso manchego

1 rama de epazote fresco

4 bolillos

Aceite, el necesario

Preparación: 

En una sartén, agrega un poco de aceite y deja calentar a fuego medio por unos 2 minutos. Mientras tanto, corta las tortillas en triángulos. Vierte con cuidado las tortillas en el aceite y deja freír por unos 4 minutos o hasta que las tortillas se hayan vuelto pequeñas tostadas o totopos. Retira del fuego y deja escurrir en un papel de cocina absorbente para eliminar el exceso de aceite. Reserva. 

En una olla pequeña, calienta la salsa verde junto con el epazote y añade los totopos que previamente preparaste. Deja hervir la mezcla por unos 3 minutos y retira del fuego. Reserva. 

Corta los bolillos por la mitad y retira las migajas del centro. En un comal, pon a calentar el pan hasta que esté ligeramente dorado, enseguida unta un poco de frijoles en cada una de las mitades del pan así como un poco de queso manchego. Deja que se derrita a fuego bajo o si lo prefieres puedes realizar este paso al meter los bolillos al microondas. Una vez que el queso se logró derretir por completo, añade los chilaquiles. 

Decora cada una de las mitades del bolillo con un poco de queso y crema al gusto. Disfruta al momento.