Desayuno

Disfruta en el desayuno de un omelette con calabacitas y un licuado de mamey

Los sabores de este desayuno te sorprenderán, ya que la combinación del omelette de calabacín y licuado de mamey resultan exquisitos
miércoles, 22 de julio de 2020 · 23:00

¿A quién no le gusta un omelette para el desayuno? Este platillo es típico para el desayuno porque además de que sabe muy rico es muy sencillo de preparar, además de que contiene una de las proteínas ideales para la mañana, el huevo. Además de esto, el omelette es muy versátil y se puede combinar con muchos alimentos, como los champiñones, el jamón, pimientos morrones o muchos más, por lo que nosotros empleamos calabacín en esta receta.

Esta verdura tiene una gran cantidad de agua, pero además es una buena fuente de fibra y minerales como el calcio, potasio, sodio y fósforo, ideales para mantener la salud de los huesos, el buen funcionamiento de los músculos y la protección del sistema inmune; de igual forma, aporta vitaminas B6, A y C y contiene muchos fitonutrientes, fundamentales en la familia de los carotenos como la luteína y la zeaxantina.

Además de este omelette hemos incluido un delicioso licuado de mamey, una fruta de temporada que puedes aprovechar en el desayuno y con muchos nutrientes, ya que es rica en vitaminas A y C, así como minerales como potasio, fósforo, hierro y calcio, los cuales tienen funciones vitales en el organismo; por otra parte, tenía propiedades antiparasitantes, pues sus semillas combaten los microorganismos del intestino.

El licuado o batido de mamey es una bebida no tan popular, pero sí muy rica que contribuye también en un mejor aspecto de la piel y el cabello, gracias a sus antioxidantes que evitan los procesos de oxidación en el organismo por enfermedades o la presencia de radicales libres. Este desayuno puedes prepararlo en menos de media hora, pero realmente disfrutarás de su sabor por mucho más tiempo.

Omelette con calabacitas y licuado de mamey

Ingredientes para el omelette:

2 huevos

2 calabacines

1/4 de cebolla blanca chica

Queso manchego

1 ramita de cilantro

Sal y pimienta

Mantequilla

Ingredientes para el licuado de mamey:

1 mamey fresco

2 tazas de leche (puede ser de vaca o vegetal, según tu preferencia)

1 cucharadita de extracto de vainilla

Miel o azúcar

Hielos (opcional)

Para preparar el omelette, lava los calabacines y pícalas en cubitos, después sofríelos en un sartén con un poco de aceite de oliva, añade el cilantro previamente lavado y finamente picado, una pizca de sal y otra de pimienta negra, remueve y permite que se dore por 4 minutos, luego reserva tus calabacitas en un recipiente, verás que están crujientes.

En ese mismo sartén sirve otro chorrito de aceite y deja que se caliente, en tanto, bate el huevo en un tazón con un poquito de sal y pimienta, no demasiada pues las calabazas ya están sazonadas, añade queso rallado al gusto y cuando esté mezclado todo sirve en el sartén caliente y baja la temperatura para que no se queme el huevo. Deja que se cocine por 2 minutos y voltea con cuidado de no romper el omelette, agrega a la mitad los cubitos de calabaza y después de 1 minuto dobla a la mitad tu omelette, como una quesadilla, deja que se cocine por 2 minutos y retira del fuego, sirve calientito.

Ahora prepara tu licuado o batido de mamey, lo único que tienes que hacer es colocar la leche, el mamey en trozos, el extracto de vainilla y la miel o el azúcar a tu gusto para endulzar, si te gusta que esté fresco puedes agregar un par de hielos para que esté más frío, licúa muy bien y sirve fresco.