Bebidas

Agua de coco: ¿Por qué es tan bueno tomarla y cómo prepararla?

El coco es un fruto que posee grandes beneficios y esta bebida refrescante te proporcionará sus aportes nutrimentales
lunes, 29 de junio de 2020 · 16:17

El origen del coco es incierto, pues algunos mencionan que es un fruto proveniente del sur de Asia, mientras que otros indican que es de América del Sur, pero lo que no está en duda son todos sus beneficios para la salud y la forma en las que podemos aprovecharlo, desde la famosa leche de coco, pasando por el coco rallado y su presentación en aceite o manteca que últimamente se ha vuelto muy popular.

Entre los beneficios del coco destacan sus propiedades antioxidantes, pues algunos de sus minerales como el selenio y el zinc actúan para contrarrestar los radicales libres del organismo, por lo que también es muy frecuente su uso en la fabricación de productos cosméticos; además de que es rico en fibras y minerales como el potasio, el fósforo, el magnesio, el hierro y las vitaminas E, C, y B.

Tomar el agua que viene al interior del fruto del coco ayuda a controlar los niveles de glucosa en la sangre, regular la presión sanguínea y disminuir la presión arterial, así como los triglicéridos. Su consumo es recomendable porque ayuda a limpiar el riñón y mejorar la digestión, además de proteger el intestino ya que previene la aparición de infecciones en el estómago, sumado a que tiene un efecto microbiano debido a que contiene ácido láurico.

El agua de coco en sí misma es un gran agente nutritivo aunque ésta es una preparación con otros ingredientes que incluyen azúcar y grasas añadidas, por lo que si buscas refrescarte sin subir de peso, puedes suplir algunos de los ingredientes por opciones con menos carbohidratos; no obstante, esta receta te proporciona todos los beneficios del coco y te ayudará a refrescar la tarde.

Agua de coco

Ingredientes para preparar una jarra de aproximadamente 3 litros:

Dos cocos medianos pelados

Una lata de leche evaporada (también puede ser 400 mililitros de leche de coco)

Media lata de leche condensanda (puedes sustituirla por azúcar al gusto)

Hielos

Con tus cocos ya pelados, haz un corte en la parte de arriba con cuidado, metiendo el cuchillo para formar un triángulo, así podrás sacar el agua que tiene dentro este fruto. Vacía el agua del coco en una jarra grande y después parte en trozos la parte sólida, repite con la otra pieza y de igual manera, vierte su líquido en la jarra. Cuando tengas los pedazos del coco, ponlos en la licuadora con las lecheslicúa hasta que todo esté bien mezclado.

Para vaciarla en la jarra, puedes ayudarte de una coladera y evitar así que se vaya el asiento del coco, aunque realmente es parte de la fibra, por lo que si deseas conservarla sólo vacía directamente el líquido licuado en la jarra y revuelve para integrar ambas aguas, después agrega hielos y sirve bien fría.

 

Más de

Otras Noticias