Opinión

Nube Viajera: Hay señales

¿No les pasa de repente que se envían demasiadas señales -y digo unas quince al día- y comienzas a conectar conceptos que no habías vinculado?
viernes, 10 de mayo de 2024 · 01:33

A Max Villegas.

Té de damiana, me dijo, porque te despierta tu parte psíquica, o artemisa vulgaris en gotas, que ya la había usado para repeler a los bichos de mis plantas de tomate y de mis pimientos del padrón, pero hoy sé que también repele a lo non grato. Dicen pues, y yo, ando en esos momentos de integralidad total, ampliando mi zona de confort desde el jiu jitsu, buscando las mejores arúgulas para muchísimas ensaladas, hasta iluminados, brujas blancas y sanadores.

¿No les pasa de repente que se envían demasiadas señales -y digo unas quince al día- y comienzas a conectar conceptos que no habías vinculado? Agüita para el amor, la frase que está pintada a mano en cada una de las jarras de las que bebemos agua las que habitamos mi castillo. Tomamos mucha agua, todo el día, en popote de cobre o de vidrio, y las jarras son de cerámica decoradas en colores amables, motivos muy femeninos, jarras coquetas, todos atributos de las mujeres que les damos uso, así como el origen amorosísimo de visitar esa tienda de cosas lindas en Barranco. Pura sensibilidad, más señales.

Y pues así una tras otra. Revisando las recetas que compilé en la primera edición de “Las recetas de mi vida” me encontré con platos que no cocino hace años y vi que debo actualizar la receta del Martini al “in and out”, pero, sobre todo, me vi distinta. ¿Más señales?, como diferente, cuido la trazabilidad, detesto la pretensión, me duele lo vacío. Hay que incluir el mole de guayaba apunté, el ceviche con mango y, porque merecemos honrar, adicionar perfume a la mantequilla en el pavo navideño. Honrar salva.

Tu Venus está en Capricornio, me dijeron. No entiendo nada de astrología pero recojo lo útil de la alopatía, del té de alpiste, de estar fuerte en el cuerpo y expandida de mente entonces, escuché, por ejemplo, que tengo muchos tesoros, que vine a este mundo a cumplir sueños pero a veces olvido los míos y que soy una ilusionista. ¿Será?, lo cierto es que en mi intenso proceso de observación y de profundización he sentido todo, absolutamente todo y hasta lo inimaginable.

Siento mis papilas super despiertas y ávidas de algunos sabores que son nuevos en mi lista de preferencias (otra vez el mensaje de lo nuevo) y a veces de noche siento mi corazón tan, tan fuerte, que me despierta. Es que tu Júpiter está en Urano también me dijeron, que aún y cuando desconozco el significado, la frase me encanta y la adopto como todas aquellas frases que anotamos en Madrid para morirnos de la risa de los mantras bobos y profundos de la vida, porque también eso se necesita y también nos mandan señales hasta del cielo mi Max. Les dejo algunas por si les son útiles: “no somos tan ricos como para comprarnos zapatos baratos”, “la prisa es vulgar”, “no eres tan mona para ser tan tonta” y una que traigo nadando en el cuerpo, “this too, shall pass”.

Otras Noticias