Opinión

A pedir de boca: Una cita en Bocaciega

Este rincón, con influencia de la cocina griega y libanesa, es más que un restaurante; es una experiencia que te transporta más allá de lo común
viernes, 8 de diciembre de 2023 · 01:00

En las callecitas de San Miguel de Allende, justo entre la iglesia de "Las Monjas" y la calle de Quebrada, está Bocaciega. Un lugar que rompe esquemas grandes tras una puerta chiquita. Conocí este lugar gracias a una cita con un hombre joven y misterioso que, aunque no volví a ver, me llevó hasta la puerta de Bocaciega y compartimos en un día sabores increíbles entre copas de vino blanco y una plática de esas que pocas veces se tienen por primera vez con un completo extraño.

Este rincón, con influencia de la cocina griega y libanesa, es más que un restaurante; es una experiencia que te transporta más allá de lo común. Único en esta ciudad donde las terrazas imperan y la buena comida se esconde cada vez más de los comensales y turistas ávidos por encontrarla.

Cada plato tiene su propia historia: el pulpo que te cuenta secretos del mar, los gyros que bailan en tu boca, la coliflor que cambia las reglas y el keppe bola que se deshace como confidencias compartidas. Cada bocado es como un capítulo, y cada mesa es un escenario lleno de magia.

Lo increíble en Bocaciega no es solo la comida; también hay mucho encanto entre sus muros, un lugar acogedor e intrigante, que sirve de fondo para esta experiencia. Es un rincón donde el buen gusto se mezcla con la buena comida, y cada detalle es parte de una historia que te atrapa.

En el Hotel Boutique Casa Quebrada, Bocaciega no solo es un lugar para disfrutar de exquisitas comidas; representa la fusión perfecta entre tradición y modernidad. Este rincón no se limita a ser un destino culinario, sino más bien un refugio que te invita a explorar nuevos sabores y sensaciones.

En San Miguel de Allende, con su encanto de pueblo de ensueño, Bocaciega es un faro de diversidad cultural de la ciudad. Este espacio no solo celebra la gastronomía excepcional, sino que también te sumerge en una experiencia auténtica, cautivándote y dejando una impresión duradera, incluso después de que se han disfrutado hasta las últimas migajas.

Así fue como un hombre, proveniente de la nada, llegó para enseñarme el significado de una experiencia gastronómica excepcional en mi nuevo hogar, justo antes de desvanecerse con el atardecer y la brisa de un día que parecía más propio del invierno.

¡Buen provecho!

Otras Noticias