Opinión

Nube Viajera: La epifanía verde

Eleven Madison Park, el restaurante neoyorkino que en 2017 fue considerado el mejor del mundo, reabre eliminando carnes y pescados; volviéndose vegano
viernes, 4 de junio de 2021 · 01:50

El mundo se transforma, cambia, evoluciona. Cambian nuestros hábitos, cambian nuestros amores, la conducta humana está en constante movimiento. 

La epifanía verde, le llamaba un diario español a lo que pronto sucederá, Eleven Madison Park (EMP), el restaurante neoyorkino que en 2017 fue considerado por algúnos expertos como el mejor del mundo, reabre después de muchos meses de estar cerrado, y esta vez eliminando de su menú carnes y pescados y volviéndose vegano. ¿Y el pato?, adiós, ésta vez, como en otros establecimientos y cada vez con mayor frecuencia, triunfaron los vegetales.  ¿Tendencia o estrategia?. Son buenos marketeros, no estoy segura de la respuesta. Quizá un poco de ambas. 

Malas prácticas de crianza, derechos de los animales, salud, PETA, hay cantidad de factores alrededor del veganismo y mucha cosa -y me van a criticar por esto-, de que el planeta morirá por comer carne. Morirá por muchas razones, y podemos seguir comiendo tortas de asada de ganaderos que le echan ganas a que sigan sucediendo. 

¿Y las plantas que nos vamos a comer? He leído algo sobre las teorías de la conciencia vegetal. ¿Las plantas piensan?, no. ¿Se comunican?, al parecer sí. Mi papá me regaló un libro precioso de título “La vida secreta de los árboles”. Medio boom boom ya sé, pero así es él y así somos, pero es un libro de mágicas descripciones de cómo hablan los árboles y cómo los bosques y sus pobladores se comunican entre sí, se cuidan y se protegen. 

Adoro comer sin proteína animal y lo hago muy seguido ojo, pero, ¿habrá leche para el café?, el fumet de pescado indispensable para tantas salsas de la antigua propuesta gastronómica se sustuituirá por lentejas o por trigo. Nosotros que venimos de la cultura del caldo de pollo para todo, me cuesta pensar mi cocina sin ello. No estoy cerrada, sólo me cuesta.

Respeto el notición de EMP y seguramente me gustará, cocinan muy bien y desde luego son los reyes de la sala quizá en el mundo, pero los que hemos ido a ese restaurante una y otra vez y nos sentimos emocionados de hacerlo sabemos que las puertas de aquél hall inmeso y altísimas son las puertas del templo del caviar. ¿Sustituible?, híjole, no me imagino cómo y espero que no sea con una bolita de foraging que encontraron o en las alturas o en los Hamptons, con todo y su story telling de medios. Por lo pronto a estar atento a la venta de garage porque esos platos de servicio de caviar eran mis favoritos. Y probaremos, y juzgaremos, que a eso nos dedicamos.