Turismo

Belleza submarina

Cozumel es la isla más grande del Caribe Mexicano, tiene historia y hermosas maravillas naturales
viernes, 17 de julio de 2020 · 02:12

El famoso oceanógrafo francés Jacques Cousteau llegó a las costas de Cozumel en 1961, y quedó cautivado por la belleza submarina de sus aguas, declarando que era una de las áreas del planeta más espectaculares para bucear.
Cozumel es la isla más grande del Caribe Mexicano. Rica en historia, vestigios mayas y maravillas naturales es un auténtico paraíso en medio del mar con playas blancas, bellos atardeceres y famosa a nivel mundial por sus arrecifes de coral. 

Justo al lado de la costa suroeste de Cozumel se encuentra el segundo sistema de arrecifes de coral más largo del mundo: el Sistema Arrecifal Mesoamericano, que abarca 175 millas desde el Golfo de México hasta la costa de Honduras. Las aguas claras colocan a Cozumel como el destino para descubrir el mundo bajo la superficie. 

Un tesoro nuevo en esta paradisíaca isla es el hotel boutique B Unique. A partir del éxito del Hotel B Cozumel se creó este nuevo edén. El hermoso hotel B Unique nos pone en contacto con la increíble naturaleza que lo rodea y nos sumerge en un mundo de relajación, de paz y de armonía.

 Espacios modernos, amplios, luminosos y con una incomparable vista al mar o a la selva, ideados para que nuestro descanso sea total, en sus estancias coloridas se respira el espíritu caribeño por los cuatro costados. La gastronomía es un tesoro, y disfrutamos de cenas increíbles con vista a las estrellas y el bello mar libre de sargazo, La noche también tenía embrujo y fantasía cuando se abastecía de estrellas que jugaban a fingir danzas al ritmo de las olas. 

View this post on Instagram

Enjoy the sea #justb #cozumel

A post shared by Hotel B Cozumel (@hotelbcozumel) on

Encantador, B Unique es el reflejo de la creatividad de Beatriz Tinajero, directora general de Hoteles BF, quien creó este bello hotel boutique como homenaje al impresionante mar de Cozumel. Cada espacio fue pensado respetando la armonía de la selva y el Caribe.  

Fue hace cuatro años cuando se colocó la primera piedra de este gran sueño, hoy hecho realidad, todo llevado a cabo bajo un ritual maya y mediante una ofrenda sagrada basada en semillas de cacao, maíz, frijol y chocolate, al mismo tiempo que un chamán entonaba cantos.

Por Deby Beard