Recetas

Albahaca y vinagre blanco: Así se usan para hacer un efectivo repelente para mosquitos

Existen diversos ingredientes de cocina, que pueden ayudarnos a ahuyentar a los mosquitos de nuestro cuarto u hogar
miércoles, 10 de julio de 2024 · 23:03

Las lluvias son la mejor señal de que en cualquier lugar con humedad es perfecta para los mosquitos. Por esa razón es que en esta ocasión queremos compartir contigo nada más y nada menos que una receta para hacer un repelente casero que ahuyentará fácilmente a los zancudos que tengas a tu alrededor.

Existen diversos ingredientes de cocina, que pueden ayudarnos a ahuyentar a los mosquitos de nuestro cuarto u hogar. Pero afortunadamente, hoy te compartiremos una receta ganadora que lleva vinagre blanco y albahaca, dos ingredientes que sí o sí pueden eliminar casi casi cualquier plaga, debido a los fuertes aromas y a la acidez.

El vinagre blanco tiene un olor muy fuerte y penetrante que los mosquitos encuentran sumamente desagradable. Este olor altera sus sentidos y los aleja del área. Además, el ácido acético que contiene, actúa como un desorientador para los mosquitos. Altera su capacidad de olfato y los confunde, dificultando que encuentren a sus anfitriones.

Propiedades repelentes de la albahaca

Por su parte, la albahaca, actúa como una barrera natural para los insectos, creando una zona de protección alrededor de la planta. Los mosquitos tienden a evitar las áreas donde perciben este olor, buscando lugares más atractivos para picar. La buena noticia es que existen muchas maneras de aplicarla como repelente para sacarle provecho. 

Remedio con albahaca y vinagre blanco para ahuyentar a los mosquitos

En este caso, basta con preparar una infusión y para ello hacen falta apenas 3 ingredientes:

  • 1/2 taza de hojas frescas de albahaca

  • 1/2 taza de vinagre blanco
  • 1/2 taza de agua destilada
Los mosquitos se irán al mezclar la albahaca con el vinagre. Foto: Pixabay

Sólo debes de hervir las hojas de albahaca en el vinagre blanco durante unos 20 minutos. Después basta con dejar enfriar la mezcla, colar las hojas y añadir el agua destilada. Luego, vierte la mezcla en una botella con atomizador. Agita bien antes de cada uso y rocía la mezcla en la piel y la ropa.