Abono orgánico

Este MÁGICO abono orgánico te ayudará a explotar de flores tus hortensias, orquídeas y anturios

¡No las tires! El abono perfecto esta en las cáscaras de tus alimentos
jueves, 13 de junio de 2024 · 13:30

Así como el ser humano necesita de ciertos alimentos para fortalecer su cuerpo y su organismo, nuestras plantas también requieren de ciertos componentes para mantenerse saludables y hermosas. La mejor forma de cuidar y explotar de flores nuestras hortensias, orquídeas, anturios, o cualquier otro tipo de flor, es con algún fertilizante o un abono orgánico

¿Qué es un abono o fertilizante?

La mayoría de las personas que se dedica a la jardinería o al cuidado de plantas y árboles en el hogar, saben que un abono puede ser una sustancia orgánica o inorgánica, la cual se usa para incrementar la calidad del suelo en donde habita nuestro vegetal. Asimismo, un abono orgánico puede brindar las vitaminas y los nutrientes suficientes a los cultivos y a las plantaciones. 

En el mercado existen una infinidad de fertilizantes, que garantizan explotar la floración de nuestras plantas. No obstante, hacer uno de forma casera también puede darnos los beneficios que tanto esperamos. Lo importante para que nuestro abono orgánico sea efectivo, es saber que desechos son los que cuentan todavía con vitaminas y nutrientes.

Las cáscaras de papa serán perfectas para un abono. Foto: Pixabay/Thomas G.

¿Qué abono orgánico puedo hacer para mis hortensias, anturios y orquídeas?

Para mantener saludables y explotar de flores a nuestras hortensias, orquídeas o anturios, no necesitaremos invertir ni dinero, ni esfuerzo. Así, que es momento de enseñarte paso a paso como hacer este abono natural

1. Abono orgánico con cáscaras y café

Ingredientes

  • Restos de café
  • Cáscaras de huevo
  • Cáscaras de papa
  • Cáscaras de plátano

Preparación

Durante 10 días poner a secar al sol los restos de café, las cáscaras de huevo, las cáscaras de papa, y las cáscaras de plátano. Cuando estén completamente deshidratados, pasar a una licuadora y procesar hasta obtener un polvo. Por último, clocar sobre la tierra de nuestra planta y mezclar.