Remedios contra plagas

Así puedes crear una mezcla jabonosa para exterminar la cochinilla algodonosa de los árboles frutales

Aplica esta mezcla jabonosa para que la cochinilla algodonosa no se convierta en un problema de plaga masiva
sábado, 6 de abril de 2024 · 10:33

La cochinilla algodonosa o también llamada cotonet es un insecto de chupador que se presenta con mucha frecuencia dentro de los huertos urbanos que cosechan árboles frutales o plantas ornamentales, pues estas variedades por medio de sus hojas o frutos, tienen las características necesarias para que la plaga se anide.

Afortunadamente, existen muchas formas de erradicar la plaga, pero las mejores vías son aquellas que se dedican a atender el problema de forma natural tras ser creadas con ingredientes de cocina o solución amigables con el medio ambiente. Así que, hoy podrás conocer una fórmula suave y eficaz contra el problema.

Una mezcla jabonosa será el producto exterminador para acabar con la cochinilla algodonosa sin tener un efecto abrasivo en los árboles frutales, claro, siempre y cuando se aplique en las cantidades adecuadas y se tome en cuenta algunos factores importantes.

Presencia de la cochinilla algodonosa en el huerto
Presencia de la cochinilla algodonosa en el huerto
FOTO: Shutterstock

Acaba con la cochinilla algodonosa con esta mezcla jabonosa

Para realizarla, solo necesitas incorporar en una botella de plástico o pulverizador:

  • 30 ml de jabón neutro
  • 1 litro de agua a temperatura ambiente
  • ½ litro de agua caliente

Procedimiento

Agita muy bien y aplica en forma de aspersiones sobre hojas y tallos, procura que sea por las tardes o noches, cuando los rayos de sol no se encuentren sobre el árbol, de lo contrario, pueden quemar sus hojas.

Realiza esta tarea de desinfección cada 10-15 días, sin dejar de realizar revisiones periódicas y limpiar de forma manual con un trapo ligeramente húmedo de esta mezcla en todas las hojas, tallos o hasta frutos afectados por la plaga.

La solución hará que los insectos mueran al instante y los árboles frutales comiencen a liberarse de esos agentes chupadores que drenan la melaza. No queda más que poner a prueba esta opción natural dentro del huerto urbano.