Huerto urbano

No tires las cáscaras de limón, úsalas para preparar un potente abono y darle vida a tus cultivos

Estos son los nutrientes que agregan las cáscaras de limón a favor de los cultivos si se aplican como abono orgánico
viernes, 26 de abril de 2024 · 13:08

Si al preparar una bebida, postre o receta, sobran un par de cáscaras de limón, antes de pensar en tirarlas a la basura podrías aprovechar sus nutrientes para crear un potente abono orgánico que ayudará a darle vida a los cultivos de la huerta de forma natural.

Qué nutrientes tienen las cáscaras de limón en los cultivos

Contienen elementos básicos como potasio, calcio, magnesio, vitamina C, además de antioxidantes, los cuales contribuyen al fortalecimiento y mejoran su resistencia a enfermedades, evitando que sean víctimas de plagas por insectos como hormigas o babosas u hongos que afectan las hojas.

Gracias a su característico aroma cítrico se convertirán en una barrera natural para evitar la presencia de insectos, así que con este desecho orgánico podrás tener en tus manos la solución perfecta para crear un abono potente y darle vida a tus cultivos sin la necesidad de comprar algún producto especial.

Aprovecha los restos de piel del limón
Aprovecha los restos de piel del limón
FOTO: Shutterstock / Imagen Ilustrativa

Cómo convertir las cáscaras de limón en abono 

Después de recolectar aproximadamente de 8 a 10 cáscaras, tendrás que hacer lo siguiente. 

  1. De preferencia voltea con ayuda de tus manos y trata de quitar los gajos, es decir, retirar el resto de pulpa.
  2. Pon a secar por aproximadamente 4 a 6 horas frente a los rayos de luz solar directos.
  3. Después de que tengan una consistencia ligeramente dura, deberás procesar con ayuda de la licuadora o procesador de alimentos, hasta tener una especie de polvo o espesa pasta.

Para aplicar lo único que tienes que hacer es distribuir el contenido alrededor de la tierra de los cultivos, procurando enterrar un poco y  colocar de manera uniforme sobre las variedades que desees abonar, sus cualidades de este desecho orgánico son perfectas para cualquier opción.

Al final puedes hidratar con un poco de agua para asegurarte que esos nutrientes se comiencen a fijar en la tierra, este abono lo puedes aplicar cada 20 días, ya cada al ser natural no supone ningún riesgo para el huerto.

Así de sencillo es convertir un par de cáscaras de limón en un potente abono que agregara pequeñas pero valiosas cantidades de macronutrientes esenciales para el correcto desarrollo de las variedades más importantes de esta área verde como son los árboles frutales, las plantas ornamentales o aquellas que rinden frutos como la de tomate, berenjena, pimiento, cebolla etcétera.