Huevo

Esta es la proteína que aporta a tu cuerpo el huevo

Si quieres incluir más proteína en tu alimentación de forma fácil y deliciosa entonces el huevo puede ser una opción perfecta para ti. Descubre porqué.
miércoles, 17 de abril de 2024 · 11:50

El huevo es uno de esos elementos que siempre conviene integrar en nuestra alimentación gracias a todos los nutrientes que puede aportarnos, siendo la proteína uno de los más destacados. Los huevos son ricos en nutrientes y muy solicitados por aquellos que llevan una alimentación especial o simplemente por personas que buscan incrementar su ingesta de proteína de forma fácil.

¿Cuánta proteína puede aportar un huevo a tu organismo?

Ahora seguramente te estarás preguntando cuánta proteína aporta un huevo y cómo se compara con otros ingredientes tradicionales que pueden aportar este nutriente. Pues debes saber que 100 gramos de este alimento pueden llegar a contener hasta 16 gramos de proteína, y hablando de forma individual, una pieza estándar de huevo puede aportar cerca de 6 gramos de proteína. En comparación, 100 g de carne de res pueden aportarte alrededor de 26 gramos de proteína.

Otros nutrientes que el huevo puede brindarte además de proteína

Cabe recalcar que el huevo no solo te aportará proteína, también tiene muchos otros nutrientes que puedes aprovechar al consumir este alimento. Por ejemplo, es rico en vitaminas como la A, E, B2, B12, ácido pantoténico, niacina, biotina y colina, además de aportar minerales como el hierro, el zinc, el selenio y el fósforo. Si te preocupa su aporte de colesterol, debes saber que debido al balance de grasas del huevo, este no resulta perjudicial para tu salud.

Es muy importante el modo en el que consumimos y cocinamos el huevo para aprovechar sus nutrientes. Foto: Pexels / Pixabay

Recomendaciones para aprovechar el aporte de proteína del huevo

Como puedes ver, el huevo es un alimento de alto valor nutricional y una excelente opción para complementar tu alimentación, especialmente en cuanto a la ingesta de proteína. Es importante consumirlo de forma responsable, es decir, sin caer en excesos, procurar cocinarlo sin demasiada grasa y acompañarlo de una alimentación balanceada para obtener todos los nutrientes necesarios a través de varios grupos de alimentos.