Tips de cocina

Pon atención a estos detalles esenciales para saber si el pollo del refrigerador ya se echó a perder

Si detectas estos detalles en el pollo, a pesar de mantenerlo en refrigeración, tendrás que desecharlo
jueves, 7 de marzo de 2024 · 13:16

A pesar de que la conservación en el refrigerador es uno de los mejores métodos para almacenar pollo y otras carnes frescas como puerco, pescados y mariscos, esto no quita la posibilidad de que se eche a perder y ya no sea apto para cocinarlo, pues podría provocar una intoxicación alimentaria.

Por qué se echa a perder el pollo

Aunque se mantenga en refrigeración, puede descomponerse al ser una proteína de mala calidad (sin frescura), tener un mal proceso de almacenamiento o que el electrodoméstico no cuente con la temperatura necesaria para congelar y por ende, la carne no contará con el frío necesario.

Sea cual sea la razón, es importante prestar atención a esos detalles que indican que ese pollo que se mantuvo en refrigeración ya se echó a perder y lo mejor es desecharlo. Presta atención a la siguiente lista de indicios que debes atender para evitar preparar/consumir un alimento en mal estado.

pollo
Pollo fresco
FOTO: Pixabay

¿Cómo saber si un pollo crudo está echado a perder?

Estas señales son signos indiscutibles de que el alimento ya no se encuentra en buen estado:

  1. Cuando el color adquiere un tono gris o verdoso
  2. Si tiene moho sobre la superficie, este problema aparece como pequeñas bolitas verdosas sobre la piel o carne.
  3. Si la piel está muy seca o la carne ya no es de color rosita.
  4. Cuando despide un olor muy fuerte.

Recuerda que, aunque se intente salvar esas piezas que no presenten estas señales, sería inútil, pues al momento de cocinarlo y entrar en una temperatura de calor, la carne también entraría en estado de putrefacción; arruinando toda la preparación. 

Para almacenarlo en refrigeración es recomendable que el electrodoméstico enfríe de forma continua o mantenga una temperatura aproximada de 4° C y de -18 °C en el congelador, de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), así se evitará que el pollo y otras carnes frescas se echen a perder.