Remedios contra plagas

Remedio casero para evitar que las cucarachas vivan y se aniden en el horno de tu estufa

Ponle punto final a la plaga de cucarachas en el horno de la estufa con esta solución natural
miércoles, 31 de enero de 2024 · 12:09

Si hay uno de los lugares en donde las cucarachas pueden anidarse fácilmente sin ser descubiertas, es el horno de la estufa, aquí tienen todas las comodidades necesarias y hasta la facilidad de encontrar alimentos para anidarse. Afortunadamente, para evitarlas a toda costa, se puede recurrir a un remedio casero que las ahuyentará por completo.

Este remedio sí tiene la capacidad de eliminar la plaga de este tipo de insectos, ya que los dos ingredientes con los que se elabora se combinan entre sí para ser totalmente atractivos para ellas, así que al ingerirlo creyendo que se trata de cualquier alimento se activarán sustancias totalmente tóxicas para su organismo y les provocará la muerte. 

Evita que las cucarachas vivan de manera permanente en el horno de tu estufa, descubre el sencillo remedio casero para eliminarlas con una alternativa natural, sencilla y no tóxica para los humanos o mascotas que habiten la casa, pero letal frente a esta incómoda plaga.

Cucarachas en la cocina
FOTO: Shutterstock / Especial / Imagen Ilustrativa

¿Cómo evitar que las cucarachas se aniden en el horno de la estufa?

Aparte de llevar a cabo una limpieza minuciosa, realiza una mezcla a partes iguales de bicarbonato de sodio y azúcar, espolvorea cerca de las esquinas del electrodoméstico, posibles grietas de la pared y lugares estratégicos cercanos a esta área.

Aplica de preferencia por las noches, ya que son insectos nocturnos, que salen en búsqueda de comida para pasar desapercibidos. Con este remedio ingerirán la mezcla, que gracias al bicarbonato, es tóxica para su pequeño organismo.

De esta manera, acabarás con la plaga de manera definitiva. Recuerda aplicar diariamente hasta que la presencia de cucarachas no sea problema alguno. Aparte de recurrir a este remedio, debes realizar una inspección periódica y una rutina de limpieza, además de guardar todo tipo de alimentos para que no sean factores que atraigan constantemente a la plaga.