Limpieza en la cocina

3 maneras de usar el bicarbonato de sodio y el vinagre blanco para limpiar la cocina

Aprovecha las propiedades del bicarbonato de sodio y el vinagre blanco para poder deshacerte de los malos olores, manchas o todo tipo de suciedad de forma sencilla en la cocina
viernes, 22 de septiembre de 2023 · 01:07

El bicarbonato de sodio y el vinagre blanco son de las soluciones más naturales para limpiar la cocina sin tener que gastar en caros productos de limpieza y sobre todo dándole la oportunidad a vía ecológicas que pueden tener el mismo efecto. Después de todo, ambos ingredientes cuentan con las propiedades necesarias para poder arrancar todo tipo de suciedades.

Bicarbonato de sodio y vinagre blanco: excelentes ingredientes para limpiar el hogar

Mientras el bicarbonato actúa como un mineral natural sin efecto agresivo que elimina y combate los malos olores, el vinagre ayuda a descomponer la estructura de las manchas más adheridas en todo tipo de superficies. Al combinarlos se crea una reacción de efervescencia con propiedades desinfectantes, blanqueadoras y antibacterianas, perfectas para desinfectar de forma natural, evitando bacterias y agentes patógenos. 

Para aprovechar al máximo estos dos populares ingredientes dentro de temas de limpieza a favor de la cocina, a continuación te compartimos 3 maneras diferentes de poderlos utilizar de manera sencilla, descubre las mejores formas de emplearlos y tener aliados en el orden y limpieza del hogar.

Bicarbonato de sodio
FOTO: Pixabay

¿Cómo usar el bicarbonato de sodio y el vinagre blanco para limpiar?

Presta atención a estos consejos de uso y sácale el máximo provecho a este par de ingredientes de cocina.

1.- Aplica directo: truco efectivo y sencillo

Cuando la grasa o restos de cochambre se ha adherido a la superficie no hay nada mejor que mezclar y aplicar directamente estos ingredientes, el problema quedará solucionado en cuestión de minutos sin tener que tallar demasiado y retirando todo tipo de suciedad con una solución libre de químicos y muy económica.

Mezcla de dos a cuatro cucharadas grandes de bicarbonato por un chorrito de vinagre blanco, (la cantidad exacta dependerá del tamaño de la zona a tratar), aplica directamente con ayuda de un cepillo reciclado o utilizando guantes, deja actuar durante 10 o 15 minutos y después talla ligeramente con un estropajo apto para el tipo de material del que se trate y termina de limpiar con un paño limpio, los resultados tienen que ser inmediatos. 

2.- Mezcla con más ingredientes

Un poco de jugo de limón, un chorrito de agua e incluso otro tipo de variedades de vinagre como el de manzana, serán perfectos para tener una solución ecológica que ayude a eliminar todo tipo de manchas o suciedades con un efecto suave y sobre todo dejando un delicioso aroma.

Mezcla un poco de ambos ingredientes y agrega el jugo de medio limón o un chorrito de agua para tener una solución más líquida, también algunas cáscaras de cítricos previamente cortadas en trozos como naranjas, mandarinas o pomelos.

Después de crear una mezcla con ambos ingredientes, deberás dejarla reposar por al menos un par de horas para que se concentren los insumos naturales y aplicar en la zona, talla con un trapo limpio y olvídate del problema.

Limpieza con vinagre blanco
FOTO: Pixabay

3.- Rocía sobre la zona o trapea el piso

En el caso en que desees limpiar pequeñas zonas o hasta superficies mucho más grandes como lo es el piso de la cocina, tienes que hacer una solución líquida con una base más grande de vinagre y un poco de bicarbonato, una vez que se unificaron perfectamente, vaciar el contenido en un atomizador y rociar sobre la zona. Termina de limpiar con un trapo ligeramente húmedo, aplica esta forma de limpieza siempre que sea necesario, te encantarán los resultados.

Existen varias formas de aprovechar los beneficios tanto del vinagre blanco como el bicarbonato de sodio dentro de temas de limpieza para el hogar, ahora que sabes algunas de ellas, ponlas a prueba y no dudes de sumar esfuerzos totalmente naturales dentro de tu rutina para dejar cualquier zona o superficies relucientes.