RITUALES

Usa la sal para realizar una limpieza energética y recibir septiembre de la mejor manera

Te contamos cómo puedes usar la sal para limpiarte de manera energética y atraer la buena energía en septiembre
jueves, 31 de agosto de 2023 · 21:00

Terminamos el mes de agosto y con ello, tenemos la oportunidad de pedirle al universo por tener un nuevo inicio de mes sumamente bueno. Septiembre será una de las mejores opciones para iniciar con la mejor vibra y uno de los elementos que puede ayudarnos para limpiarnos de manera energética, sin duda, esa es la sal

¿Por qué se usa la sal para limpiar de manera energética?

Desde la antigüedad, la sal ha sido utilizada como un alimento importante dentro del mundo esotérico. En el mundo religioso, este se ha destacado como un elemento poderoso y con propiedades claves en las práctica de la alquimia. Se cuenta que los católicos solían poner una pizca en el agua bendita como una creencia pagana para alejar los demonios.

Sin embargo, se tiene la creencia de que es una buena conductora de energía positiva y permitirá atraer todo lo bueno a tu vida y rechazar lo negativo. Precisamente, desde hace mucho tiempo, también se ha destacado como una gran opción para atraer todo lo positivo y rechazar lo negativo a través de una limpieza energética. 

sal de grano
Aprovecha la sal para eliminar la mala energía de tu vida. Foto: Pexels

Cómo puedes hacer una limpieza energética con sal

Lo más recomendable para hacer una limpieza energética es aprovecharlo en lo que se conoce como un baño de sal. Para esto te recomendamos primero disolver un puñado de sal en agua tibia y una vez que lo tengas utilizarás esta sal para ducharte y pasarla por por todo el cuerpo. Es muy importante que cubras todas las áreas de tu cuerpo para tener una limpieza perfecta. Después deberás limpiar la bañera. 

Ahora bien, en caso de que quieras proteger tu hogar de las malas energías, entonces te recomendamos que coloques un poco de sal en cada rincón de la casa y detrás de la puerta principal de ingreso. Pasado un tiempo deberás juntar toda la sal y posteriormente llevarla a una maceta para dejarla en la tierra y que la naturaleza haga lo propio.