Tips de limpieza

Trucos para quitarle el mal olor a los trastes, después de que los laves

El mal olor en los trastes generalmente es causado por la acumulación de residuos de comida, grasa y bacterias
sábado, 24 de junio de 2023 · 09:00

Lavar trastes puede ser una de las tareas más fastidiosas que existen. Muchas veces lo evitamos con tal de liberarnos, pero las malas noticias son que siempre hay consecuencias, entre las que está el mal olor para los trastes, especialmente, cuando no los lavamos muy seguido, pero aquí te diremos algunos trucos para evitar que tus trastes huelan feo.

El mal olor en los trastes generalmente es causado por la acumulación de residuos de comida, grasa y bacterias. A medida que los alimentos se descomponen, pueden liberar compuestos volátiles y generar olores desagradables. Afortunadamente siempre existen maneras de evitar esto. 

1. Evita los restos de comida

Si no se eliminan completamente los restos de comida de los trastes antes de lavarlos, pueden comenzar a descomponerse y generar mal olor. Es importante raspar y enjuagar los platos, cubiertos y utensilios de cocina para eliminar todos los residuos antes de lavarlos.

2. No uses grasa y aceite

La grasa y el aceite que quedan en los trastes pueden volverse rancios con el tiempo y producir olores desagradables. Es importante limpiar adecuadamente los trastes grasosos y eliminar cualquier residuo de grasa o aceite antes de lavarlos.

3. No dejes que haya tanta humedad 

Los trastes húmedos o mal secados pueden convertirse en un caldo de cultivo para bacterias y hongos. Estos microorganismos pueden descomponer los restos de comida y liberar compuestos volátiles que generan mal olor. Es esencial permitir que los trastes se sequen por completo antes de guardarlos.

Los trastes húmedos o mal secados pueden convertirse en un caldo de cultivo para bacterias y hongos. Foto: Shutterstock

4. Lava los trastes adecuadamente

Si los trastes no se lavan adecuadamente, los restos de comida y la grasa pueden quedar atrapados en ellos, lo que facilita el crecimiento de bacterias y el desarrollo de olores desagradables. Asegúrate de lavar los trastes a fondo con agua caliente y detergente, y enjuagarlos completamente para eliminar todos los residuos.

5. No uses esponjas o paños sucios

El uso de esponjas o paños de cocina sucios o mal lavados para limpiar los trastes puede transferir bacterias y olores desagradables a los utensilios. Es importante mantener limpios y secos los utensilios de limpieza que utilizas para evitar la propagación de olores.