tips de comida

3 consejos básicos para evitar llenarte de gases por comer frijoles o lentejas

Sigues estas sencillas recomendaciones para evitar que las legumbres de la comida de la tarde te produzcan gases
martes, 16 de mayo de 2023 · 14:32

Dentro de la cocina mexicana existen muchas opciones que podemos optar como acompañamiento básico de muchos platillos, uno de ellos son las legumbres, pues estas son bastante apreciadas en la gastronomía internacional. Los frijoles son semillas de plantas grandes que pertenece al género Phaseolus y que forman parte de la familia de las leguminosas, junto con las lentejas son reconocidos por ser una buena fuente de proteína, son saludables y están repletas de beneficios.

Las lentejas por su parte son ricas en ácido fólico, hierro, potasio y magnesio, ayudan a mejorar el sistema nervioso, ayudan a mejorar la concentración, son ideales para combatir la anemia. Mientras que los frijoles contienen vitaminas del grupo B, poseen hierro, ácido fólico, calcio, potasio, fósforo y zinc. Las legumbres en general tienen nutrientes similares a los que contiene la carne, pero con un nivel menor de hierro y sin grasas animales.

Si bien, estas dos legumbres son ideales para preparar exquisitos guisos, tienen una consecuencia poco favorable para muchas personas, y es que su ingesta puede provocar hinchazón abdominal y flatulencias. Pero no te preocupes, porque aquí te daremos algunos consejos básicos para que en la próxima preparación estos alimentos no te causen incomodidad una vez que los has consumido.

¿Cómo evitar que los frijoles y las lentejas provoquen gases después de consumirlos?

Remojo

Quizá este es uno de los consejos más básicos que las mamás y las abuelas daban al momento de preparar los guisos tradicionales. Los frijoles debían de estar en remojo al menos una noche antes de cocinarlos. Muchas de estas prácticas se realizaban en ollas de barro, de acuerdo con las referencias que fueron trasmitidas de generación en generación, el sabor de los frijoles era mejor su se dejaba reposar en ollas de barro.

Bicarbonato de sodio

Aunque el consejo de dejarlo remojar en ollas de barro por una noche ya es efectivo, existe una alternativa que se puede poner en práctica si no cuentas con mucho tiempo. Para ello, deberás de colocar los frijoles o lentejas en un recipiente, añade suficiente agua hasta que se cubran las legumbres, añade una o dos cucharadas de bicarbonato de sodio, dependiendo de la cantidad de frijoles o lentejas quieras preparar y deja remojar un par de horas; después cambiar el agua y repetir el proceso.

Cocinar con hierbas aromáticas

Este es otro de los consejos básicos que hemos visto en práctica en muchas cocinas tradicionales, y es que los frijoles las mamás y las abuelas les añadían una hierba aromática como laurel, hinojo, contienen compuestos bioactivos que ayudan a mejorar la digestión. El epazote es otra alternativa que también cumple con la función de evitar las flatulencias. Eso sí, recuerda que lo puedes combinar estos tres consejos para tener un mejor resultado. Cuéntanos, qué otras tips conoces sobre este tema.