Tips y consejos

¡Haz que te duren más tiempo! Así es como debes congelar adecuadamente tus mariscos

Con estos consejos podrás congelar mariscos como almejas, camarones o cangrejo, de forma adecuada.
sábado, 9 de abril de 2022 · 15:28

Si te gusta hacer tus compras con antelación para esta temporada de Cuaresma y Semana Santa, entonces probablemente tengas mariscos en casa que quieras almacenar de forma adecuada, para ello la congelación es lo mejor, no obstante, debes de hacerlo de la manera correcta para que tus mariscos siempre queden con las mejores características y puedan durar por más tiempo en buen estado.

Crustáceos grandes

Cuándo se trata de crustáceos grandes, lo más recomendable es comprarlos lo más fresco posible, de preferencia vivos y darles cocción antes de congelarlos. Una vez cocidos, los mejor es envolver los mariscos con un paño húmedo, con la misma agua de cocción y después colocarlo en una bolsa de congelación para que así pueda mantener sus características.

Crustáceos pequeños

Para crustáceos pequeños como los camarones, los langostinos y similares, lo mejor es congelarlos crudos, si llegáramos a cocinarlos antes de congelarlos, estos quedarían algo resecos una vez descongelados, así que lo mejor es congelarlos al vacío y de esta manera conservar su humedad y el resto de sus características.

Bivalvos

Cuándo se trata de mariscos bivalvos, es decir almejas, mejillones y otros de forma similar, estos deben de comprarse vivos y congelar en crudo, para hacerlo deberás envolverlos en una bolsa al vacío y que de esta manera puedan conservarse mejor. Es importante que antes de congelarlos, los laves muy bien para retirar cualquier rastro de suciedad que puedan contener.

Lo mejor es congelar los crustáceos pequeños antes de cocinarlos, así no pierden humedad. Foto: Pixabay

Descongelación

Si tienes mariscos congelados y quieres usarlos, lo mejor es descongelarlos de forma lenta antes de cocinarlos, para ello te recomendamos pasar tus mariscos del congelador a la zona de refrigeración, de esta manera irán ganando temperatura poco a poco, mientras que mantenemos sus características en buen estado; hacerlo con anticipación es clave, así que tendrás que descongelarlos un día antes de que vayas a ocuparlos.