Tips de cocina

Tips para limpiar tus superficies de cocina con bicarbonato de sodio y que queden relucientes

El bicarbonato tiene un sin fin de usos y particularmente para limpiar las superficies es el rey
miércoles, 21 de abril de 2021 · 13:25

Si hay algo que puede convertirse en una verdadera tortura a la hora de llegar a la cocina, si no llevamos un control, eso es la limpieza, pues como sabemos, hay muchas superficies que utilizamos a diario y si no se les da el mantenimiento adecuado, esto puede causarnos un problema mayor, como el surgimiento de huéspedes como cucarachas, hormigas o simplemente moho. Todo ello es muy desagradable y para evitar su aparición debemos de mantener los espacios donde cocinamos, lo más limpio posible.

Para lograrlo, sabemos que además de limpiarla con frecuencia, hay superficies a las que hay que ponerle especial atención, pues se ensucian o más rápido o tardamos más en darles mantenimiento, como por ejemplo el horno o el refrigerador. Sin embargo, ya estamos en un momento en donde toda solución existe y si no podemos comprarla, podemos crearla con lo que tenemos a la mano.  Algunas de estas alternativas se hacen con productos de cocina que tenemos en la alacena.

Y es que puede que si nuestro problema viene de la alacena, lo más seguro es que ahí se encuentre también la solución. La verdad es que con frecuencia, lo que usamos para cocinar o aderezar tiene diferentes usos, que una vez que los conocemos, podemos aprovechar todos los elementos de cocina al máximo. Ése es el caso del vinagre, limón y bicarbonato, que además de servir como alimentos para aderezar o marinar suelen usarse para limpiar

En el caso del bicarbonato, por ejemplo, tiene un sin fin de usos y particularmente para limpiar las superficies es el rey, porque además de económico, su resultado es impecable. Combinado con el vinagre la mayor parte del tiempo, deja muy buenos resultados, sobre todo cuando se trata de manchas necias o de malos olores. Por eso, hoy hemos decidido compartir contigo algunos trucos que te podrían ser útiles a la hora de limpiar. 

Truco 1: Limpia el fregadero con vinagre y bicarbonato

El fregadero es un lugar al que invariablemente siempre irán los restos de la comida, o en el mejor de los casos, sólo los platos sucios. Por ello, suele estar lleno de gérmenes, que no se ven, pero están ahí. Para eliminarlos, es muy necesario que lo limpies con frecuencia. ¡Pero no con cualquier cosa! Para lograr una limpieza absoluta debes de tener una solución confiable y efectiva. Y dos de los alimentos que te ayudarán con ello son el vinagre y el bicarbonato. ¡Toma nota!

¿Qué necesitas?

  •  3 cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g) 
  • ¼ de taza de vinagre blanco (62 ml)

¿Cómo se prepara?

  1. Espolvorea el bicarbonato sobre el fregadero y déjalo actuar 5 minutos.
  2. Frota con un cepillo y rocía con el vinagre blanco.
  3. Espera otros 10 minutos y lava el fregadero. Te quedará limpio y brillante.

Truco 2: Limpia con bicarbonato los azulejos

El cochambre es uno de los eternos enemigos de la cocina. Sobre todo cuando se cocina con mucha grasa y eso suele ser seguido. Sin embargo, no hay mal que dure 100 años. Por eso, la opción aquí es que limpies esos azulejos de tu cocina con bicarbonato y agua. Suena raro, pero te prometemos que funciona. Sólo necesitas seguir muy bien las instrucciones. Y aplicar la solución donde se requiera. 

¿Qué necesitas?

  • Agua 
  • Bicarbonato

¿Cómo se prepara  y usa?

  1. Crea una pasta mezclando bicarbonato y agua.
  2. Aplícala sobre los azulejos y deja que actúe durante unos minutos.
  3. Retira con una esponja o trapo húmedo y deja secar.

Truco 3: Cómo  limpiar la vitrocerámica y dejarla reluciente

La vitrocerámica o cualquier material parecido a este es una de las zonas más usadas y al mismo tiempo una de las más delicadas de la cocina, así que hay que limpiarla con cuidado. 

¿Qué necesitas?

  • Unas cucharadas de bicarbonato
  •  Vinagre blanco

¿Cómo se prepara y usa?

  1. Crea una pasta con los ingredientes al tanteo hasta que puedas manejarla tan fácil como si fuera un resanador.
  2. Aplícala sobre la placa de vitrocerámica y deja actuar unos minutos.
  3. Retira con un trapo de papel. Si aún hay manchas de comida y grasa, con sumo cuidado pasa una fibra y luego el trapo.