Tips

6 consejos alimenticios para mejorar la circulación de la sangre

La alimentación tiene un rol fundamental en la salud y en el caso de la circulación hay consejos que te pueden ayudar a prevenir enfermedades
miércoles, 3 de marzo de 2021 · 14:15

La circulación sanguínea es un sistema interno por el cual se transportan elementos nutritivos como oxígeno, dióxido de carbono, hormonas u otras sustancias a través de la sangre. Este líquido de color rojo viaja a través de un conjunto de conductos que se componen por arterias, venas y capilares, que son bombeados por el corazón.

Gracias al transporte constante de la sangre a través de todo el cuerpo, nuestro organismo obtiene oxígeno y nutrientes esenciales, a la par que desecha toxinas, por lo que sin el funcionamiento de este sistema estaríamos en problemas de salud y en riesgo de muerte. A las enfermedades que implican al sistema circulatorio se les conoce como cardiovasculares.

Esto se debe a que afectan principalmente al corazón y a los vasos sanguíneos, por lo cual se asocian a problemas como infartos, insuficiencia cardiaca, accidentes cerebrovasculares, hipertensión arterial, diabetes y colesterol elevado, entre otras. Existen diversos consejos para mejorar la circulación de la sangre, aquí te compartimos 6 tips alimenticios para lograrlo.

6 consejos alimenticios para mejorar la circulación de la sangre

1. Evita los embutidos y las conservas

Los embutidos como las salchichas contienen niveles muy elevados de sodio, por lo que al consumirlos regularmente el organismo tiende a acumular una gran cantidad de colesterol malo (LDL). Por su parte, las conservas también tienden a ser ricas en sal, azúcares y conservantes que se vuelven perjudiciales para el sistema circulatorio. Evita estos alimentos y mejora tu salud cardiovascular.

2. Disminuye los lácteos

Los lácteos son una fuente de calcio, pero también de grasas saturadas, colesterol y en el caso de los quesos o de algunas mantequillas, de sodio, lo que promueve el riesgo de padecer o agrava las enfermedades cardiovasculares, la inflamación de los órganos y la hinchazón en los conductos sanguíneos. Consúmelos con moderación.

3. Mídete con el alcohol

El alcohol en sí no es malo, lo malo es el exceso, pues provoca problemas muy graves en la salud. Por ejemplo, una copa de vino al día ha sido relacionada con una mejora en la salud cardiovascular debido a los antioxidantes, polifenoles y taninos que contiene; sin embargo, el exceso de alcohol promueve la retención de líquidos en el sistema digestivo y en las piernas pues inhibe la producción de glóbulos blancos y rojos, lo cual es peligroso para la salud del sistema circulatorio.

4. Menos sal, menos azúcares y menos grasas

Las papas fritas son una de las botanas más solicitadas, especialmente entre menores de edad; sin embargo, se ha comprobado que tienen un alto contenido en sodio, lo cual promueve la retención de líquidos y esto obliga al corazón, al hígado y a los riñones a trabajar por encima de sus posibilidades, sumado al exceso de grasas nocivas para la salud.

Otro ejemplo de un alto nivel de sal, de azúcares y de grasas son productos como la mayonesa, las salsas comerciales, las pizzas, la catsup, los pasteles, los dulces de venta comercial, entre otros, lo que promueven daños severos en las paredes de los vasos sanguíneos, inflamación, acumulación de placa y grasa, etcétera.

6. Consume más estos alimentos

Tomar entre 1.5 y 2 litros de agua al día es importante, y ni qué decir de aumentar el consumo de frutas, verduras y vegetales, que promueven la circulación, disminuyen los niveles de colesterol malo (LDL) que dañan al sistema circulatorio sanguíneo, previenen las enfermedades debido a su contenido de antioxidantes, reducen la inflamación, mejoran la digestión, tonifican el complejo venoso, proveen de energía sin picos de azúcar, entre otros beneficios.

Incorpora a tu dieta alimentos como las nueces, que son vasodilatadores por su aporte de vitamina B3, además de ser ricas en ácidos grasos Omega 3 ideales para disminuir el colesterol malo y por su efecto antiinflamatorio; los frutos rojos y bayas oscuras, entre más oscuras mejor, pues poseen antioxidantes y vitamina C que fortalecen el tono venoso; el ajo por su efecto anticoagulante natural y porque estimula la circulación sanguínea; la cúrcuma y el jengibre, porque son rizomas que benefician la circulación, disminuyen la inflamación y contribuyen a movilizar la energía; alimentos ricos en vitamina C, como la guayaba, el kiwi, los cítricos o los chiles, debido a que promueven la formación de colágeno y elastina que son necesarias para la pared capilar.

Otras Noticias