Tips

Aprende a cultivar tus propias hierbas de olor para cocinar en casa

Las hierbas de olor son excelentes para condimentar tu comida, descubre los consejos para hacerlas crecer en casa
miércoles, 20 de enero de 2021 · 12:45

Las hierbas de olor o aromáticas son plantas muy utilizadas en la gastronomía, especialmente en la cocina mediterránea, que aromatizan y condimentan la comida. Aunque son plantas pequeñas y cultivadas en grandes huertos, en realidad, es posible tener un huerto en casa, siempre que sepas algunas reglas indispensables para cuidarlas.

Existe una gran variedad de plantas aromáticas que puedes cultivar en casa, entre ellas se concentran en tres principales familias botánicas, las aliáceas (ajo, cebolla, cebolleta, chalotas, etcétera), las apiáceas (hinojo, perejil, angélica, entre otras), y las lamináceas (como mejorana, toronjil o melisa, menta, orégano, tomillo, salvia, etcétera).

Si quieres formar tu propio huerto en casa con estas plantas, lo mejor es empezar de a poco e ir experimentando, pero principalmente conocer cuáles son sus necesidades para asegurarte de que crezcan y se mantengan sanas y vivas. A continuación te compartimos algunos consejos para armar tu huerto en casa con hierbas de olor y condimentar tu comida con producto fresco y orgánico.

Cómo cultivar tus hierbas de olor en casa

1. Cuida la luz

Este tipo de plantas son muy demandantes de luz y requieren de al menos 6 horas para un buen crecimiento. Busca un espacio adecuado para que tengan esa cantidad de sol, si no hay un espacio en tu casa puedes usar un foco de luz led blanca y dejarla prendida sobre la planta por el doble de tiempo, es decir, por 12 horas.

2. Buenas macetas

Aunque al comprar las hierbas vienen en una maceta muy pequeña o en una bolsa de plástico, es fundamental cambiarlas a una más grande para que sus raíces se extiendan mejor. Puedes usar macetas grandes y colocar dos o tres hierbas, aunque debes asegurarte de que podrán extender adecuadamente sus raíces. De igual manera, busca macetas con agujeros o hazlos tú mismo.

3. Adquiere sustrato

Compra un sustrato para macetas, que es un compuesto de tierra que te ayudará a proteger la humedad, a darle nutrientes y lo necesario para que crezcan adecuadamente. Las aromáticas requieren de un espacio grande y podrás ponerlas donde tengan hasta uno o dos litros por planta.

4. Cuida la humedad

Una vez que cambies tus plantas a macetas nuevas, enseguida riégalas, de esta forma se compactará la tierra y no habrá aire cerca de la raíz. Después de esto deberás cuidar que tengan la humedad suficiente.

Las que necesitan mayor cantidad de riego son la albahaca, el perejil, el cilantro y la menta; mientras que no son tan exigentes son el romero, el tomillo, la lavanda y la salvia. Puedes agruparlas por esta necesidad y eso te ahorrará también tiempo.

5. Hay algunas que no debes combinar

Si bien puedes mezclar diferentes géneros de hierbas, debes cuidar de no mezclar anuales con perennes, pues su riego y necesidades de espacio son distintas. Las anuales y bianuales necesitan un reemplazo cada una o dos temporadas; mientras que las perennes, pueden requerir que estar en espacios cerrados durante el invierno pues no toleran bien el frío.

Entre las perennes encuentras el romero, la lavanda, el tomillo, la salvia y la menta, éstas tienen hojas durante todo el año, aunque algunas pierden sus hojas en el invierno si es muy frío, pero rebrotan en primavera.

En las bianuales están el perejil, el cilantro, la albahaca y el eneldo. Algunas, como el perejil duran dos años, en su último año de vida dan flores y después mueren, pero este es su ciclo natural.

6. Cuida el tallo y poda

Es importante que al cosechar tu planta en una maceta, no debes cubrir la parte del tallo que ya está expuesta, pues hacerlo podría afectar su crecimiento. También poda de vez en cuando para que tu planta se llene de brotes, corta las puntas y deja de 10 a 15 centímetros de tallo, ve utilizando lo que podes, pero deja este tamaño, esto hará feliz a tu planta.