Postre

5 diferentes tipos de postres que se acostumbran comen durante diciembre

No es ningún secreto que diciembre es el mes más goloso de todos. ¡Échate un clavado al paraíso de sus postres!
lunes, 25 de diciembre de 2023 · 14:28

Hablando con la verdad, todos sabemos que los postres decembrinos son imposibles de rechazar. Es como si la Navidad y el fin de año vinieran acompañados de un permiso mágico para disfrutar de dulces sin culpa (hasta que cae el primero de enero). Desde clásicos reconfortantes hasta creaciones innovadoras, hay algo para todos los gustos y te voy a platicar de tan sólo algunos clásicos:

1. Las reinas indiscutibles de diciembre son las galletas navideñas. Ya sea en forma de hombres de jengibre, estrellas o árboles, estas galletas son como pequeñas obras maestras decoradas con glaseado y chispas de colores. ¡Son tan bonitas que casi da pena comérselas! Ah, y obviamente las casitas de galleta de gengibre son un clásico. Yo de chiquita hacia unas que, honestamente, me quedaban horrendas y se llenaban de hormigas. Nunca probé una pero no me niego, siempre y cuando esté recién montada. A lo que voy es que sí, al final del día, las galletas y casas de galleta de gengibre son sumamente tradicionales hoy en día.

2. El turrón y el mazapán son como los abuelos sabios de los postres navideños. Son clásicos, a base de almendras o cacahuate, azúcar, son como un abrazo en forma de dulce. Su textura suave y su sabor de nuecesita son una tradición que nunca pasa de moda.

3. Tenemos un postre infame que es el panettone italiano. Se trata de un bizcocho esponjoso, relleno de frutas y pasas, que ha logrado conquistar mesas en todo el mundo. Algunos lo aman tal cual, mientras que otros prefieren tostarlo y untarlo con mantequilla, o tipo yo, prefiero no probarlo porque no me gusta la fruta. Perdón. El panettone italiano también tiene versiones con chocolate que son una perdición según mi mamá. Yo no podría darles mi opinión en esta, lo siento nuevamente.

4. En el trono de los postres chocolatosos, la fondue de chocolate se lleva la corona. Nada como sumergir fresas, bombones/malvaviscos o trozos de lo que sea en ese río de chocolate derretido. Es como una fiesta en la boca que combina lo mejor de lo dulce.

5. Por supuesto, no puede faltar el clásico trío de buñuelos, churros y chocolate caliente. Estos fritos dorados son como el alma misma de las fiestas. Crujientes por fuera, suaves por dentro, y cuando los mojas en ese chocolate caliente, es como si el cielo estuviera dentro de tu taza. Son simplemente irresistibles. Un abrazo al corazón. Un apapacho al alma. Una fiesta en tu boca. No sabría cómo más describir estos clásicos. 

Al final de cuentas, diciembre es un carnaval de postres donde los sabores clásicos se mezclan con nuevas delicias. Desde las galletas y casitas decoradas con ganas (aunque te queden feas y llenas de hormigas a los pocos días) hasta los buñuelos que nos transportan a la infancia, los postres en diciembre son una parte esencial de la celebración. No por nada muchos nos proponemos trabajar la figura en año nuevo... nomás digo.