Comida mexicana

Pulque, la bebida de dioses y reyes: Así fue cuando la emperatriz Carlota lo probó en Tepito

Tepito lo han pisado personalidades como Anthony Bourdain, influencers rusos e incluso la emperatriz Carlota
miércoles, 26 de enero de 2022 · 15:59

El barrio bravo de Tepito pareciera tener más magnetismo que las mismísimas colonias Roma y Condesa, dos de las más antiguas y lujosas que guarda  la Ciudad de México y donde tanto inmuebles, como rentas no pueden ser pagadas por mortales normales o al menos así era antes de los sismos de 1985 y 2017. Hoy en día son un poco más pintorescas, que exclusivas, pero igual suelen ser de las más visitadas por turistas extranjeros y nacionales. 

Sin embargo, en el corazón de la CDMX está uno de los barrios más peligrosos que tiene México. Sin embargo, además de inseguridad, esta localidad guarda muchos manjares, tesoros y folclor, que desde luego llaman la atención de todo el mundo. Aparentemente no es cosa de moda, pues desde hace muchos años, importantes personalidades de la realeza decidieron darse una vuelta por Tepito.

 Tepito lo han pisado personalidades como Anthony Bourdain, influencers rusos e incluso la emperatriz Carlota en la antigüedad. Todos ellos han pasado por las calles del barrio rey de la piratería, pero en diferentes tiempos. Sin embargo, al parecer, ninguno de ellos se ha librado de probar el típico pulque y los antojitos de por ahí.  Tanto el chef neoyorkino, como los rusos acudieron en la época moderna, pero la esposa de Maximiliano de Habsburgo, definitivamente sorprendió con su visita  no a las migas, no al mercado, sino a una pulcata.

¿La emperatriz Carlota visitó Tepito?

De acuerdo con las páginas del libro Cuentos fantásticos de la Ciudad de México o aventuras en Mexicópolis, de la autoría del cronista Luciano Pérez el barrio bravo recibió a la emperatriz Carlota, quien paseó por sus calles y fue a parar a una pulquería, donde "fue recibida entre aplausos y gritos eufóricos por las chicas que frecuentaban el lugar,  mientras sus damas de compañía estaban algo asustadas y nerviosas".

La europea entró en confianza en poco tiempo y se ambientó para pasar un buen rato, pues aunque ya conocía el pulque, decidió probarlo una vez más junto a los ebrios de esta bebida, quienes no daban crédito por tener a una hermosa doncella frente a ellos y al alcance del pueblo, por lo que decidieron sacar una guitarra y ponerse a cantar canciones de amor.  Hay que decir que en aquellos tiempos el pulque se consideraba bebida del vulgo. De hecho, fue Porfirio Díaz, quien lo reemplazó por la sofisticada cerveza. 

El pulque es una bebida de origen prehispánico que está envuelto en un montón de mitos. Algunos dicen que fueron los tlacuaches quienes lo regalaron a los hombres y otras versiones aseguran que fue un regalo de la Diosa náhuatl Mayáhuel, quien enseñó a una joven noble de nombre Xóchitl a elaborarlo para dárselo a su padre y que aceptara a su enamorado, un campesino de nombre Tecpalcatzin. Sin embargo, muchos conocemos hoy el pulque, gracias a los curados