Tendencias

"¡Bolillo para el susto!" y otros mitos de alimentos que se han popularizado

El bolillo, el mezcal, el té amargo o la cerveza son algunos de los que se "diagnostican" para combatir al susto en México
martes, 23 de junio de 2020 · 12:19

En México solemos decir "cómete un bolillo pa'l susto" cuando algo sucede, como un sismo o el reciente trueno que han sorprendido a los capitalinos en estos últimos días; sin embargo, esta creencia de comer o beber algo no es exclusiva de la Ciudad de México, sino de todo el país, pues en Oaxaca se suele comentar que beber un caballito de mezcal también ayuda a mejorar el estado de ánimo.

¿De dónde surgieron estas creencias? El miedo es una reacción a las amenazas que percibimos y curarlo proviene de una tradición ancestral de terapeutas otomíes, quienes realizaban una curación a través del sudor, por lo que preparaban una mezcla de alcohol con diversas hierbas que colocaban al paciente en la cabeza y los pies hasta que "tronaran" y después lo cubrían con una manta para que comenzara a sudar.

De acuerdo con un documento de la antropóloga médica Inés Iturbide Pardiñas, de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), en la medicina tradicional se considera que es posible aliviar el susto al momento de sufrirlo a través de la orina, comiendo un bolillo seco, tomando un té amargo o incluso una cerveza, aunque si ya ha pasado, existen otros métodos como limpias, baños o masajes.

¿La comida o bebida alivia el susto?

Cuando sufrimos un susto nuestro cuerpo suele generar una buena cantidad de adrenalina, lo que desencadena un aumento del pulso cardíaco y en algunos casos la generación de ácidos gástricos e incluso la sensación de náuseas, por ello se considera que consumir un bolillo mitiga la acidez que afecta al estómago.

Aunado a ello, se sabe que otro efecto de sufrir un fuerte susto es la baja drástica en los niveles de azúcar y de acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), una pieza de bolillo puede contener entre 90 y 160 calorías según su tamaño, por lo que ayuda a recuperar los niveles de glucosa regulares en el organismo.

En tanto que curanderos de la región zapoteca de Oaxaca, ocupan el mezcal también para curar el susto, que en la medicina tradicional también se considera "la pérdida del alma". La forma de emplearlo es a través de una limpia en un baño de temazcal (un sauna antiguo hecho de piedra) y se combinan mezcal y 16 hierbas para desintoxicar al cuerpo, ritual que se hace por tres días.

Entonces, si bien el bolillo no es mágico, es una pieza que normalmente se encontraba a la mano de cualquier familia mexicana y que ayuda a disminuir la acidez del estómago, a nivelar la glucosa y mejorar el estado de ánimo, porque como dice el dicho, "las penas con pan son menos".

 

Otras Noticias