Temas saludables

Harvard te revela la verdad que hay detrás de la popularidad de los alimentos fermentados; ¿realmente sirven?

Los alimentos fermentados han estado presentes desde hace miles de años, la Universidad de Harvard revela si los productos comerciales realmente cumplen con las expectativas
miércoles, 10 de enero de 2024 · 14:04

Probablemente en los últimos años hayas escuchado hablar de los beneficios que tiene consumir alimentos fermentados, pues estos contienen microorganismos y enzimas que ayudan a descomponer con mayor facilidad algunos nutrientes. La fermentación ayuda a que los alimentos se conserven por más tiempo, y es una práctica que las antiguas civilizaciones realizaban, siendo esta una pieza importante de la dieta de muchas culturas.

De acuerdo con un artículo publicado en diciembre de 2022 por la Universidad de Harvard, señala que los alimentos fermentados contienen microorganismos vivos llamados probióticos, que refuerzan una mezcla mucho más saludable de los billones de bacterias "buenas" que viven en nuestro intestino. Sin embargo, hay algunos factores a considerar con los productos de hoy.

El calor y la iluminación brillante que son utilizados para la fabricación comercial de alimentos pueden acabar con los mismos probióticos que son anunciados en las etiquetas de los productos, se menciona en el artículo publicado por Harvard.

Asimismo, Nancy Oliveira, dietista registrada y gerente del Servicio de Nutrición y Bienestar del Hospital Brigham and Women's, menciona que es posible que los productos fermentados de forma comercial no proporcionen todos los beneficios que se habían previsto, “En realidad, es posible que no queden tantos probióticos o microbios en los alimentos fermentados como al principio”.

En un estudio realizado por la revista Cell en el 2021, se señaló las ventajas de consumir probióticos y los beneficios a la salud. La investigación determinó que las dietas ricas en alimentos fermentados incrementan la variedad de bacterias intestinales y reducen los marcadores de inflamación mejor que una dieta rica en fibra.

Nancy Oliveira, señala que las frutas, las verduras y los cereales integrales, que son considerados alimentos ricos en fibra, tienen una influencia en los probióticos. Por otro lado, los “prebióticos” ayudan a estimular el crecimiento de otro tipo de bacterias intestinales y en conjunto con los alimentos fermentados pueden promover efectos positivos como:

Digestión suave. Las bacterias “buenas” que contienen los productos fermentados ayudan a digerir otros alimentos. Humedece la inflamación, de acuerdo con la dietista Oliveira, los probióticos ayudan a estimular el funcionamiento adecuado del sistema inmunológico, ayudando a reducir los riesgos de enfermedades provocadas por la inflamación como enfermedades cardiacas, diabetes y cáncer.

Los alimentos fermentados también ayudan a aumentar la absorción de nutrientes. Ayudando a desactivar sustancias de otros alimentos denominadas "antinutrientes", que pueden inhibir la absorción de nutrientes esenciales como el hierro, el zinc y las vitaminas B12 y K, menciona el artículo de Harvard.

Finalmente, combaten bacterias malas. “Las bacterias beneficiosas reducen los niveles de pH del intestino y producen proteínas que combaten los gérmenes. Ambos pueden sofocar el crecimiento excesivo de bacterias dañinas”, señala el artículo.

Los expertos dan algunos consejos antes de adquirir estos productos fermentados de forma comercial. De acuerdo con lo señalado en el artículo, Oliveira señala que se puede fermentar en casa los alimentos como encurtidos, chucrut o pan de masa fermentada, de esta forma se asegura la preservación del complemento de bacterias beneficiosas que la fabricación comercial puede destruir.

En caso de que se quiera adquirir los productos comerciales se deben tener presentes dos aspectos: asegurarse que los alimentos estén refrigerados. Los productos no perecederos etiquetados como "fermentados" generalmente se encurten con vinagre, no con organismos vivos, y no contienen probióticos. Y buscar palabras en las etiquetas como “cultivos vivos o activos” esto probablemente signifique que el producto contenga probióticos.