Bebidas alcohólicas

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando bebes mucho alcohol y te da resaca

A mayor cantidad de alcohol, más posibilidades tienes de sufrir un episodio de resaca al día siguiente
domingo, 22 de agosto de 2021 · 15:59

Conforme las libertades se han ido infiltrando nuevamente en el nuevo estilo de vida pandémico, la realidad es que han vuelto esas reunioncitas de 2 o 3 amigos y con ellas, los tragos, coctelitos, chelas para contar nuestras desgracias amorosas que hemos vivido durante los diferentes confinamientos. Y hasta ahí todo suena bonito, todo bien, hasta que al otro día, nos toca enfrentarnos  a la mismísima cruda realidad.

Si te ha pasado, seguro sabes de lo que hablamos. ¡Así es, nos referimos nada más y nada menos que a la resaca! Ése incómodo momento en que te sientes seca, con dolor de cabeza, con cansancio en general, incapacidad para concentrarte y en el peor de los casos: Náuseas, vómito, dolor estomacal, mareos y hasta un poco de taquicardia. La verdad es que por pocos síntomas que tengas, ninguno es agradable.

Como regla general: A mayor cantidad de alcohol, más posibilidades tienes de sufrir un episodio de resaca al día siguiente. Sin embargo, al calor de las copas, la verdad tomar pocas copas nos parece ridículo y hasta aburrido, pero ¿Alguna vez te habías preguntado qué es lo que en realidad pasa al interior de tu cuerpo cuando sufres cruda? La verdad es que no es una ni dos cosas. Son varias y creemos que si las conoces, podrás si no evitarlas, por lo menos aguardar qué es lo que te espera al día siguiente. 

1. Absorción rápida del alcohol

Cuando bebes con el estómago vacío, no hay alimento en tu estómago y por lo tanto esto causa que el alcohol absorba mucho más rápido en tu organismo, lo cual causa una de las resacas más graves, porque la bebida llega mucho más rápido a todos tus sistemas y te puede provocar diferentes malestares estomacales, como la diarrea, vómitos y cualquier otro padecimiento gastrointestinal como las agruras o acidez.

2. Sobrecarga de sustancias

Si por ejemplo, consumes alcohol junto con cigarro, lo más probable es que amanezcas con una fea resaca, debido a que el alcohol con el tabaco parecen cruzarse, lo cual provoca que aumenten las probabilidades de despertarte con resaca. El problema con esto, según algunos portales de salud, es que no le das chance al cuerpo que asimile y deseche una sustancia, cuando ya le estás metiendo otra. 

3. Falta de descanso

Cuando bebes y estás de fiesta, es normal que te pongas a bailar, cantar, llorar y todo lo que implique deshinibirte, que generalmente va encaminado a no dormir o al menos no lo suficiente. De acuerdo con expertos en salud, el cansancio muscular o falta de coordinación, que viene después de una noche de copas, una noche loca, se debe a que al menos en parte, experimentaste un ciclo de sueño corto o de mala calidad, lo cual te deja débil. 

4. Puedes tener el gen alcohólico 

 Cuando tienes familiares cercanos con antecedentes de alcoholismo, esto puede indicarte desde antes, un problema hereditario con la forma en que el organismo procesa el alcohol y por eso te pega a ti o a algunos de tu familia más que a otros. 

5. Pierdes destreza en habilidades cognitivas

Debido a la deshidratación de la que es objeto tu cuerpo cuando te da resaca, se pueden desencadenar algunos síntomas como la pérdida de memoria y falta de concentración, lo cual podría traducirse en dificultad para completar las tareas o de quedarte dormido en el trabajo.