Cortes de carne

¿Qué le pasa a mi cuerpo si como carne roja todos los días?; te contamos todo

Todo exceso es malo, pero creemos que si conoces lo que pasa en el interior de tu organismo, evitarás llegar a eso
lunes, 26 de julio de 2021 · 13:52

Comer carne roja es sin duda una de las actividades más típicas de México. Muchos de los guisados y platillos la contienen y por ende suele ser parte de la dieta diaria. Hay comida con carne roja que es tan deliciosa que hasta nos orilla a decir que podríamos comerla todos los días. Sin embargo, esto no siempre es lo más adecuado, porque también el exceso de carne roja podría traer algunos prejuicios para nuestra salud. 

De acuerdo con un estudio realizado por las universidades de Northwestern y la de Cornell en Estados Unidos, se ha comprobado que el consumo de dos o más porciones de carne roja, carne procesada o aves de corral a la semana  podría relacionarse con el riesgo de una enfermedad cardiovascular en un 3 a 7% más que si se limitara un poco su consumo, mientras que  comer dos porciones de carne roja o carne procesada, pero no aves o pescado, semanalmente se asoció con un riesgo un 3% mayor de todas las causas de muerte.

Es por eso que hoy decidimos traer para ti algunas situaciones que le podrían pasar a tu cuerpo cuando comes carne roja, porque todo exceso es malo, pero creemos que si conoces lo que pasa en el interior de tu organismo, desarrollarás fuerza de voluntad para decirle que no a ese otro bistec, tortita de carne molida o cualquier otro alimento con carne roja que vayas a ingerir sin pensarlo uno tras otro. 

1. Aumenta el riesgo de padecer un infarto

De acuerdo con la Universidad de Northwestern  el consumo de más de dos porciones diarias de carne roja en la dieta de una persona podría incrementar al menos un 3% el riesgo de padecer un infarto o cualquier enfermedad cardiovascular. Esto se debe debido a la cantidad de toxinas y grasas saturadas que puede contener, las cuales si no se eliminan pronto, pueden almacenarse en otras células y más tarde obstruir el paso a las arterias. 

2. Podrías subir de peso

Los guisados con carne roja contienen no sólo proteínas. Algunos de ellos portan gran cantidad de grasas saturadas, lo cual si no mantienes un estilo de vida saludable, que incluya ejercicio físico, podría desencadenar en un alza no sólo de peso, sino  de tus niveles de colesterol y triglicéridos, más aun si no acostumbras las frutas y verduras en tu dieta diaria.  Por esta razón deberías de moderar tu ingesta de carne roja.

3. Puede provocarte gota y cálculos renales

Debido a su alto contenido de purinas, la ingesta no controlada de carne roja puede dar lugar a la gota o cálculos tanto en los riñones, como en las vías urinarias si no mantienes un estilo de vida saludable que incluya el ejercicio. Esto último es la razón por la cual a los deportistas no les afecta tanto, ya que aprovechan sus proteínas y gracias a su entrenamiento diario eliminan el resto de las toxinas. 

Por más deliciosa que se vea, tenemos que medirnos y agregar verduras. Foto: Pixabay

4. ¡Cuidado! Podrías ingerir metales pesados

Muchos de los tóxicos están prohibidos pero, a veces, a pesar de los controles de calidad, se venden carnes adulteradas, como la carne que se encuentra en las ofertas del supermercado, razón por la que hay que evitarla, ya que en ocasiones en ella se pueden encontrar metales pesados, como el cadmio.