Saludable

¿Al comienzo o al final? Este es el momento en el que deberías añadir sal a tus preparaciones

Si alguna vez te has preguntado si añades la sal en el punto correcto, seguro esta información te será de gran ayuda
martes, 30 de marzo de 2021 · 12:09

La sal es uno de los elementos clave en la cocina, ya que esta se encarga de darle resaltar los sabores de nuestras preparaciones, incluso en recetas de postres. Su uso es tan necesario que seguro has escuchado que hay quienes aseguran que podrían dejar o sustituir el azúcar, pero la sal sería muy complicado. Todo esto cambia de rumbo cuando nos enfrentamos a problemas de salud como presión arterial alta. 

Así como un alto consumo de sal puede provocar diversas enfermedades, su bajo consumo también representa un riesgo ya que esta contiene sodio el cual ayuda a regular los fluidos del cuerpo, transportar oxígeno y estimular el sistema nervioso. Es por esto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una ingesta de 5 gramos de sal al día y optar por alimentos ricos en potasio que nos ayuden a regular las necesidades del organismo. 

Sal: ¿al comienzo o al final de la cocción?

En casi todas las recetas que podemos preparar hay un punto en el que se nos indica añadir la sal para sazonar los alimentos, que por lo general siempre se incluyen al último momento o durante el final de la cocción. Incluso, varios de los programas televisivos hacen esta misma práctica de forma automática, pero podría ser un error generacional en el que tal vez no habíamos puesto mucha atención. 

Es por esto que la revista Cook's Illustrated decidió enfrentar el dilema de cuándo es mejor añadir la sal a las preparaciones y realizó un experimento con diferentes recetas a las que se les agregó la sal en dos diferentes etapas, al principio y al final de la cocción. ¿El resultado? En ambas preparaciones -zanahorias asadas y estofado de ternera- los resultados fueron similares para las preparaciones en las que se añadió sal al comienzo. 

De acuerdo a lo informado, al añadir la sal al comienzo de la preparación ambas recetas estaban debidamente sazonadas y el sabor se mantuvo presente tanto en el interior como en el exterior, incluso en el caso del estofado la carne tenía una cocción uniforme y bien condimentada. Mientras que, en el caso de añadir sal al fina de la cocción, los alimentos tenían ese sabor a sal en el exterior y en algunos casos ligeramente salado. 

La explicación dada es que la sal penetra de forma lenta cuando se encuentran fríos e incluso penetra de forma mucho más lenta en las verduras que en las carnes. Es por esto que al agregar la sal al comienzo de la cocción se le da el tiempo correcto para que impregne la comida por completo, mientras que añadir al final, solo hace que esta se quede en las capas superiores y se sienta de inmediato al primer bocado.