Tendencias

¿Por qué es peligroso calentar la comida en envases de plástico dentro del microondas?

El plástico y el horno de microondas son inventos que facilitan la vida, pero no es bueno utilizarlo juntos y los científicos explican por qué
jueves, 17 de septiembre de 2020 · 19:39

El microondas es un aparato que llegó a los hogares de todo el mundo para facilitar la vida de las personas, ya que el tiempo en el que se puede calentar o cocer algún alimento es muchas veces menor y en otras ocasiones es más fácil sólo meter el plato o taza, programar el tiempo y olvidarnos hasta que suena la alarma. Sin embargo, desde que comenzó a comercializarse ha habido controversia sobre lo seguro que es y su supuesta relación con el cáncer.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el uso de horno de microondas no resulta un peligro grave para la salud, siempre y cuando sea utilizado de manera correcta, es decir, siguiendo las instrucciones del fabricante, por lo que animan a los usuarios a mantener el aparato en buen estado; respecto a los alimentos aseguran "son tan seguros y tienen el mismo valor nutritivo, como los alimentos cocinados en un horno convencional".

A pesar de esto, un artículo publicado por la Universidad de Harvard, alerta sobre el peligro de calentar alimentos en recipientes de plástico, elemento del que afirman "está en todas partes" como contenedores o envoltorios para almacenar alimentos y bebidas. Con este contexto, señalan que una serie de estudios han determinado que ciertos productos químicos en el plástico pueden filtrarse en los alimentos y bebidas que comemos.

El riesgo de meter plástico al microondas

Aunque señalan que es mentira que se liberen las sustancias cancerígenas dioxinas a menos que se queme el alimento dentro del microondas, advierten de trastornos metabólicos que se relacionan con las sustancias químicas contenidas en los plásticos, como la obesidad y la reducción de la fertilidad, además de que podrían obtenerse en una mayor dosis cuando esas sustancias químicas potencialmente peligrosas se calientan en el microondas.

Los expertos de Harvard indican que hay una gran variedad de plásticos, pero existen dos componentes básicos que se utilizan para estabilizar o darle forma al contenedor, los cuales son bisfenol-A (BPA), para que el plástico sea duro y transparente; y los ftalatos, agregados para que el plástico sea suave y flexible. Ambas sustancias funcionan como disruptores endocrinos, es decir, que son sustancias químicas capaces de alterar el equilibrio hormonal o los procesos fisiológico del organismo.

Estos disruptores pueden migrar con mayor facilidad cuando se calientan en el microondas y aún en mayor media si se trata de alimentos grasos como carnes y quesos que con otros alimentos. Además de esto, diversos estudios emprendidos por el Langone Medical Center de la Universidad de Nueva York, en la producción de productos de plástico se han incluido dos nuevos tipos de ftalatos, de di-isononilo (DINP) y de di-isodecilo (DIDP), que están relacionados a la diabetes y la hipertensión.

Ante este escenario, los investigadores conminan a que los consumidores a usar recipientes de vidrio o cerámica resistentes al horno de microondas, con el fin de evitar calentar comida o bebidas en envases de plástico y con ello disminuir riesgos a la salud.

¡Escucha nuestro último podcast de Punto Saludable!

Otras Noticias