Saludable

Aceite de oliva: conoce su efecto protector contra enfermedades

El aceite de oliva es uno de los más recomendados para cocinar, ya que mejora la salud de quien lo consume y previene de muchas enfermedades
jueves, 2 de julio de 2020 · 13:08

Cuando leemos recetas de cocina regularmente se recomienda utilizar aceite de oliva virgen o extra virgen y mucho hemos escuchado acerca de sus beneficios, pero ¿qué tanto sabemos de este aceite vegetal?, sobre todo ahora que están tan de moda otros como el aceite de coco o el aceite de almendras dulces.

Para empezar, el aceite de oliva se extrae del fruto de la aceituna, que crece en el árbol de olivo, nativo de la zona del Mediterráneo y muy presente en la península Ibérica. A este fruto se le conoce como oliva en algunas regiones de España, como Cataluña, Aragón, Comunidad Valenciana, Murcia, Almería y las Islas Baleares; mientras que en el resto del país la nombran aceituna, por ello en México la conocemos con ambos nombres.

El proceso de extracción del aceite es complejo y se obtiene una cantidad mínima de un gran volumen de aceitunas; la forma de producirse es primero la recolección del fruto que se pasa a un contenedor que separa el fruto de las hojas y ramas, después, se muele para obtener una especie de masa un poco seca que se aplasta o prensa con mallas especiales, de las cuales se separa el jugo de la aceituna y después se deja reposar en almacenes especiales, donde se tiene controlada la temperatura, la luz y el aire que entra.

Esto podría hacernos ver la complejidad y el valor que tiene este aceite, pues en muchas ocasiones nos duele invertir tanto en este aceite pues es más costoso que otros aceites vegetales como el de semilla de girasol que es mucho más popular y barato; no obstante, la extracción del aceite no es lo único que justifica estos precios, como los beneficios que aporta a la salud y que ayudan a prevenir diversas enfermedades.

Beneficios del aceite de oliva

Uno de sus grandes beneficios, es la prevención del cáncer, e incluso, algunas investigaciones en proceso están determinando si logran matar a las células malignas. Según un estudio hecho por científicos de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey y del Hunter College de Nueva York, en Estados Unidos, las enzimas del oleocantal, un compuesto orgánico natural aislado del aceite de oliva extra virgen, mató las células cancerosas rompiendo las vesículas que almacenan los residuos de la célula, sin alterar las células sanas. No obstante, esta investigación aún se encuentra en curso, pues fue hecha en un laboratorio y falta comprobar que funciona igual en animales vivos.

Este alimento tiene propiedades antibacterianas, pues se ha comprobado que su consumo combate eficazmente la bacteria Helicobacter pylori, causante de úlceras y cáncer de estómago; por otra parte, también elimina ocho cepas de esta bacteria, tres de las cuales son resistentes a los antibióticos. Por si fuera poco, también reduce los ácidos en el sistema digestivo y aumenta el pH del organismo, favoreciendo la absorción de calcio y magnesio, por lo que mejora la salud intestinal.

El aceite de oliva también ayuda a prevenir el desarrollo de la diabetes tipo II, pues de acuerdo con un artículo de la revista Diabetes Journal, en un experimento aplicado a 418 personas que consumieron una dieta en la que incluían este aceite, descubrieron que disminuyeron el riesgo a desarrollar esta enfermedad en más del 40% de probabilidades. En tanto, investigadores de la Universidad de Málaga en colaboración con expertos del Instituto de la Grasa (CSIC), demostraron que el consumo diario de hidroxitirosol, un polifenol presente en el aceite de oliva extra virgen, reduce los problemas vasculares derivados de la diabetes mellitus.

Otros de sus componentes son los polifenoles, compuestos bioactivos que funcionan como antioxidantes y antiinflamatorios, por lo que en algunos estudios se ha demostrado que potencia el nacimiento de nuevas neuronas, además de que protege las funciones cognitivas y mejora el desarrollo cerebral. En un estudio hecho a ratones, se demostró que el aceite de oliva también es capaz de destruir las placas beta-amiloides, cuya acumulación caracteriza a la enfermedad del Alzheimer.

El aceite de oliva también previene de enfermedades cardiacas, pues mejora el revestimiento de los vasos sanguíneos y previene la coagulación no necesaria de la sangre, además de que ayuda a reducir la inflamación. Sumado a esto, contiene antioxidantes que ayudan a eliminar los radicales libres del organismo y fortalecen al sistema inmunológico, que nos ayuda a combatir enfermedades.

Por todas estas razones, cuando decidas comprar un aceite y prefieras el de oliva, recuerda que no es un gasto, sino una inversión a tu salud.