receta de salsas

Salsa de chile guajillo, aprende a preparar esta opción mexicana para darle sabor a tus platillos

Acompaña tus platillos favoritos con esta exquisita salsa de chile guajillo, te damos la receta casera
lunes, 13 de marzo de 2023 · 17:14

Si ya no quieres preparar las mismas salsas para acompañar tus platillos preferidos, quizá es tiempo de innovar las recetas en casa y aventurarte a probar nuevas opciones. La salsa de chile guajillo es una de las versiones que simplemente quedan con todo, para los tacos dorados, flautas, tacos de carne, milanesas de pollo o de res, tortitas de papa, entre muchos otras opciones. Esta combinación picosita es aquella que disfrutamos en combinación con los tradicionales pambazos, otro de los clásicos de la cocina mexicana.

En esta nota te daremos la receta y procedimiento completo para que te consientas y sorprendas a tu familia con este elemento que realzará el sabor a tus comidas. El chile guajillo es conocido como chile mirasol, debido a que tiene un proceso de secado, muchas veces suele confundirse con el chile pasilla o el chile cascabel.

Sin embargo, el chile guajillo tiene un color rojizo, de apariencia tersa, piel delgada y color brillante. Se utiliza para preparar muchas salsas y guisos, por ejemplo en estados del sur del país como Oaxaca y Guerrero es un elemento principal para la elaboración del mole rojo.

Aguascalientes, Durango y Zacatecas son los estados donde se cultiva el chile guajillo. Foto: Pixabay

Salsa de chile guajillo

¿Qué ingredientes necesito?

  • 6 chiles guajillos
  • 4 chiles de árbol
  • 4 dientes de ajo
  • 3 jitomates
  • ¼ de cebolla blanca
  • 1 cdita de comino
  • Agua
  • Sal

¿Cómo se prepara?

En una olla coloca suficiente agua y añade los chiles de árbol y los chiles guajillo (previamente limpios y sin semilla) añade los ajos y deja cocinar hasta que el agua suelte en hervor. El tiempo aproximado es de 15 a 20 minutos.

Mientras tanto en un comal o sartén pon a tatemar los jitomates y la cebolla, solo cuida que no se quemen mucho para que no amargue la salsa.

Cuando los chiles estén suaves, llévalos a la licuadora junto con los jitomates, la cebolla y los ajos, añade un cuarto de taza del agua de los chiles e integra comino y sal al gusto. Licúa hasta que obtengas una mezcla homogénea.

Ahora sí, sirve y disfruta de esta preparación casera.

Más de

Otras Noticias