Cocina mediterránea

Prepara un aceite de romero, un indispensable de la cocina mediterránea

El aceite de romero es un alimento que tiene un sin fin de beneficios gracias a sus antioxidantes y ácidos grasos que contiene
jueves, 12 de mayo de 2022 · 09:12

La cocina mediterránea es una de las más sabrosas del mundo y por lo mismo, desde hace años, la podemos encontrar casi en cualquier lugar del mundo, porque ha conquistado más paladares de los que nos gustaría admitir. De hecho, suele ser nuestro refugio, sobre todo cuando estamos a dieta o queremos comer saludable, pues aunque no lo creas, los aceites vegetales, la lechuga o verduras en general son alimentos base en ella.

De acuerdo con Larousse Cocina, los factores históricos que comparten estas regiones son el clima y la economía, pero un factor determinante en esta área geográfica es la extensión del cultivo del árbol de oliva. No en vano, sus tres elementos centrales son la oliva, el trigo y la uva. Todo esto normalmente se utiliza para la preparación de pan, vino y pasta, pero no es lo único, pues también las frutas, frutos secos y legumbres juegan un papel importante, al igual de la carne blanca como el pescado, aves de corral, lácteos y huevos. 
A lo largo de la historia numerosos alimentos se han aclimatado y naturalizado en el Mediterráneo, por lo que esta cocina tiene una gran capacidad de mestizaje. La región abarca una amplia variedad de culturas con gastronomías distintas: en especial, la magrebí, la jordana, la turca, la griega, la italiana, la provenzal (francesa) y la española. La importancia del Mar Mediterráneo en el clima y la economía de la región explican por qué estas cocinas comparten platos que incluso exceden al aceite, al pan y al vino en su preparación.

¿Es lo mismo dieta mediterránea, que gastronomía mediterránea?

Es importante no confundir la gastronomía mediterránea con la "dieta mediterránea", pues mientras esta última es la que comprende alimentos con base en trigo, granos, frutas, verduras, legumbres, frutos secos, pescado, aceite de oliva y vino, la primera sólo se practica en el territorio mediterráneo. Sin embargo, a pesar de todo esto, la dieta mediterránea suele tener algunas modificaciones en sus alimentos, pues hay quien además del aceite de oliva, o en lugar de este, usa aceite de romero. 

Los aceites vegetales nunca faltan en este tipo de alimentación y sin duda el aceite de romero siempre tiene mucho que aportar a cualquier legumbre o alimento que toca. Por eso, hoy decidimos compartir contigo una receta para que puedas hacerlo sin ningún problema en la comodidad de tu casa de manera sencilla y listo para acompañar tus ensaladas con esta delicia, que seguro te hará "flipar" de la emoción, como dicen los españoles.

El aceite de romero es un alimento que tiene un sin fin de beneficios. En primer lugar, su consumo puede ayudar a combatir los problemas respiratorios, el dolor de cabeza y además mejora mucho tu digestión. Se hace con base en aceite de oliva y hierbas de romero y gracias a los antioxidantes y ácidos grasos que contiene, puede ayudarte a mejorar tu actividad cognitiva, como fortalecer la memoria, concentración y aprendizaje. Así que ¡manos a la obra!

Ingredientes

  • 3 o 4 ramitas de romero fresco
  • 2 tazas (500 ml) de aceite (de oliva, jojoba o almendras dulces)

¿Cómo se prepara?

  1. Lava el romero y mide la cantidad necesaria. Lava unas cuantas ramitas de romero fresco bajo un chorro de agua fría del grifo para retirar los desechos y la suciedad. Luego, quita las hojas del tallo y mide 1 taza de hojas.
  2. Llena una cacerola pequeña con aceite. Vierte 2 tazas de aceite en una cacerola pequeña.
  3. Añade las ramitas de romero a la cacerola. Colócala en la estufa a fuego bajo y calienta de 5 a 10 minutos. Revuelve constantemente. 
  4.  Pon un colador de metal en un bol de metal grande. Vierte la mezcla de aceite sobre el colador para retener los trozos de romero. Tíralos y deja enfriar el aceite en el bol.
  5.  Cuando este haya alcanzado la temperatura ambiente, viértelo en una botella limpia. Puedes etiquetarlo.
  6.  Todo aceite infusionado con hierbas frescas debe refrigerarse y utilizarse en una semana. Después, puedes guardar en un lugar fresco y templado para macerar al menos en un mes.