Recetas con pollo

¿Qué hacer de comer? Pollo en salsa de chile poblano, una receta imperdible

El chile relleno es el rey de los chiles, y en esta receta podremos disfrutarlo de una manera muy cremosa y suculenta
miércoles, 9 de febrero de 2022 · 02:00

Desde que era niña, los chiles poblanos me han resultado el ingrediente estrella de la vida. No hay nada que me guste más que ese delicioso sabor ahumado que adoptan los chiles al ser tatemados al fuego, que dicho sea de paso es todo un arte. Pues sólo los más experimentados conocedores, saben el punto exacto en el que la piel se caerá fácilmente sin llegar a dañar la delicada pulpa del chile y de ahí partir a cualquiera que sea su fin, sea para rellenar, para hacer rajitas o para crear una deliciosa salsa. 

Los chiles poblanos son una variedad semi dulce de chiles autóctonos mexicanos, su nombre deriva de la creencia de su origen en el estado de Puebla. Como todos los chiles, cuando se secan adoptan propiedades específicas y en el caso del poblano se transforma en chile ancho o mulato dependiendo el método de secado.

En la receta que te presento hoy, usaremos el chile poblano fresco y lo transformaremos en una deliciosa salsa para acompañar unas piernas y muslos de pollo sublimes.

Ingredientes:

  • 2 piezas de piernas de pollo y 2 pz de muslos de pollo, limpios y sin piel.
  • 4 pz de chiles poblanos 
  • 1 pz de cebolla blanca mediana
  • 1 barra de queso crema
  • ½ tz de leche 
  • Sal y pimienta
  • Aceite en cantidad suficiente

Procedimiento:

Tatemamos y limpiamos los chiles poblanos, reservamos.

En una licuadora colocaremos a velocidad media los chiles, la taza de leche, el queso crema a temperatura ambiente  y un chorrito de agua , molemos hasta que quede una mezcla tersa y uniforme.

En una cacerola de doble fondo, agregamos un poco de aceite y cuando esté muy caliente, acomodamos las piernas y los muslos de pollo para sellarlos. Esto lo logramos cuando el calor del sartén sella todos los lados de la pieza de pollo y así evitamos que pierda sus jugos. Posteriormente, incorporamos la cebolla fileteada y dejamos que se caramelice.

Llegado este punto, vertemos nuestra salsa que tenemos en la licuadora y dejamos que hierva a fuego bajo. 

Salpimentamos a gusto y cuidamos su cocción. 

Para servir, podemos acompañar de un delicioso arroz blanco, o con frijolitos de olla… O con los dos, ya saben que el antojo y su imaginación son  el límite.