recetas de desayuno

Empieza el día con unos deliciosos huevos benedictinos para el desayuno

Se trata de un platillo  anglosajón que consiste en dos mitades de un muffin inglés con huevos encima de ellos
domingo, 27 de junio de 2021 · 09:30

Decidir qué vas a desayunar es prácticamente el reto de cada mañana, porque no siempre se nos antoja lo mismo; especialmente en día domingo, cuando lo que queremos es quedarnos en nuestra cama ante el aparente día lluvioso que ya nos acecha todos los días, desde finales de primavera. Y es que cuando hace frío es muy probable que a todos se nos antoje empezar tarde el día o por lo menos tomar la primera comida en la cama rodeadas de cobijas, que nos deje un buen sabor de boca. 

Además, ¿A quién queremos engañar? En domingo no se toma cualquier desayuno. Lo que más importa es que sea algo que nos quite la cruda o que por lo menos sea delicioso, calentito y que nos reconforte el alma cuando decidimos empezar temprano el día. Sobre todo, porque sigue siendo el último día del fin de semana y nuestro cuerpo lo sabe. Y una vez que despertamos tenemos más ideas, pero todas con salsa, que todo treintón debe moderar.

Si estás en este o perteneces a un grupo de más edad, sabrás que la dieta se tiene qué cuidar, si es que a la siguiente década quieres llegar o simplemente si lo que buscas es evitar los problemas de gastritis, colitis y cualquier otro malestar que provoquen las salsas y alimentos irritantes. Por eso muchos de nosotros caemos en los huevos, porque son alimentos sanos, neutros y  con una cantidad importante de proteína.

¿Desayuno para la resaca?

Lo malo es que si desayunamos huevos muy seguido, lo difícil es que se nos antojen un fin de semana, como siempre y donde siempre. Sin embargo, afortunadamente existen mil maneras de prepararlos; unas son mejores que otras, pero definitivamente hay una receta que se las mata a todas, no sólo por su exquisito sabor, sino porque según algunos,empezó siendo un remedio para la resaca y se trata nada más y nada menos, que de los huevos benedictinos

Si pensaste en Benedict Cumberbatch mientras leías el nombre de este platillo, estás en lo correcto, pues se trata de un platillo  anglosajón que consiste en dos mitades de un muffin inglés , un pan  tostado u otros tipos de panes, generalmente cubiertos con jamón cocido, panceta o pastrami, huevos escalfados y la muy popular salsa holandesa. También se les conoce como 'Huevos Benedict' y hoy compartiremos contigo la receta para que puedas prepararlos. 

El origen de este manjar no está muy claro, pero una teoría dice que Lemuel Benedict, un corredor retirado de Wall Street, reclamaba que en el lujoso Hotel Waldorf una mañana en el año 1894 buscando remedio para la resaca, pidió: "tostadas con mantequilla, huevos escalfados, panceta crujiente y salsa holandesa". Oscar Tschirky, el camarero del hotel, especializado en restaurantes y conocido como el legendario "Oscar of the Waldorf", se impresionó por la petición y pronto lo incluyó en el menú de desayuno, pero sustituyendo la tostada por el muffin inglés.

De boca en boca

Otra teoría dice que el plato fue creado por el comodoro E.C. Benedict, un banquero que murió en el año 1920 a la edad de 86 años, pues de acuerdo con The New York Times Magazine, Edward P. Montgomery, un estadounidense que residía en Francia, envió una carta  incluyó una receta para los eggs Benedict, mencionando que se la había enseñado su madre, quien la recibió de su hermano, que era, a su vez, amigo del comodoro.

Y después de leer todo esto, seguro ya te dieron ganas de desayunar un platillo como estos, así que presta atención, que ya te decimos cómo prepararlo. ¡Toma nota!

Ingredientes

  • Salsa holandesa
  • 2 cucharadas de vinagre de vino blanco
  • 1/2 cucharada de estragón fresco o seco
  • 5 granos de pimienta martajados en unidades
  • 1 cucharada de agua
  • 3 yemas de huevo
  • 200 gramos de mantequilla derretida tibia
  • 1 cucharada de jugo de limón
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto
  • Huevos pochados
  • Huevos frescos
  • Media cucharada de vinagre
  • 1 cucharada de sal 
  • 2 panes tipo English Muffin
  • 4 rebanadas de lomo canadiense
  • Hojas de tomillo fresco al gusto

¿Cómo se prepara?

  1. Hierve en una cacerola pequeña el vinagre, el estragón, la pimien­ta y el agua hasta que se evapore la mitad del líquido.
  2. Cuela y deja enfriar.
  3. Mezcla en un tazón las yemas con la mezcla de vinagre que redujo.
  4. Pon el recipiente a baño María a fuego alto; con un batidor de globo bata la mezcla hasta que espese.
  5. Añade lentamente, sin dejar de batir, la mantequilla derretida.
  6. Agrega sal y pimienta al gusto y el jugo de limón.
  7. Ajusta la consistencia con un poco de agua.
  8. Retira del fuego y reserva.

Huevos pochados

  1. Calienta a fuego medio en una olla 3 tazas de agua con el vinagre y la sal. Rompe un huevo en un tazón pequeño, cuidando que la yema no se rompa.
  2. Mueve con una cuchara el agua de forma circular y hacia un solo sentido.
  3. Añade lentamente y de una sola intención el huevo y cuézalo de 3 a 5 minutos.
  4. Sácalo con una espumadera y colócalo en un tazón con agua tibia.
  5. Repite este paso con el resto de los huevos y resérvalos.

Presentación

  1. Abre los panes por la mitad y tuéstalos en el tostador o en el horno.
  2. Coloca cada mitad en un plato individual y distribuye encima las rebanadas de lomo canadiense y los huevos pochados.
  3. Báñalos con la salsa holandesa, espolvoréelos con cebollita y un poco de páprika.
  4. Sirve y disfruta