Cuaresma

Receta de Cuaresma: Consiente a tu familia con estos deliciosos orejones de calabaza

Los orejones de calabaza son un platillo originario del norte de México, que se come generalmente en Pascua
lunes, 22 de febrero de 2021 · 15:31

Cada año es lo mismo. La cuaresma nos quita la carne por cuestiones religiosas. ¿La razón? Que el Viernes Santo, es una de las fechas más representativas  en el cristianismo en la que se recuerda la crucifixión de Jesús de Nazaret, por lo que la Iglesia Católica invita a sus fieles a no consumir carnes rojas, debido al luto que se guarda, pues la ingesta de carne está asociada a las celebraciones y banquetes, también para los ortodoxos y otras culturas la carne es un lujo y se prohíbe en Semana Santa con el objetivo de mantener el espíritu simplista de los cristianos, para conservar su humildad en honor a Jesús. 

La carne blanca es un poco más permisible en algunos lugares, como México y Latinoamérica, pero hay sitios donde durante el periodo de Cuaresma y Pascua, se prohíbe el consumo de  carne tanto roja, como blanca. Los más estrictos ayunan incluso el Viernes Santo y el Miércoles de Ceniza, como el sacrificio religioso por parte del devoto a su religión. Sin embargo, existimos muchos débiles que buscamos la comida, porque no resistimos estar más de medio día en ayuno. 

Por y para esos 'débiles' existen las recetas de cuaresma, para cumplir con lo mandatorio religiosamente hablando, pero sin dejar de alimentarnos por causa de ninguna penitencia. Es decir, las recetas de cuaresma, normalmente no tienen ni carne roja y a veces ni carne blanca, pero es o no quiere decir que sea algo poco disfrutable, sino todo lo contrario. Es más, hay deliciosos platillos que olvidamos en nuestro día a día, hasta que llega la cuaresma y nos acordamos de que existen y hasta nos preguntamos "¿Por qué no había comido esto antes?"

Primero se deshidrata la calabaza y luego se rehidrata. Foto: Especial 

Platillo norteño

Ése es el caso de los orejones de calabaza, un platillo originario del norte de México, que se come generalmente en Pascua. Son muy comunes en los estados de Zacatecas, Coahuila y Nuevo León. Si los pruebas, seguro ni te das cuenta que se trata de calabaza, porque su sabor y textura cambian, debido a que es calabaza secada por el sol, desde unos días o meses antes, donde adquiere la forma de una oreja por la deshidratación. La verdura adquiere un sabor un poquito más dulce, pero después de la preparación, las cosas cambian y la salsita hace lo suyo. 

Para su preparacíón, es muy recomendable comprar o cultivar calabazas del tamaño más grande posible, pero sin llegar a las que se usan en el dulce de calabaza tradicional en otoño o Día de Muertos. Esto, debido a que al cortarlas en rodajas para extenderlas en un trapo de gasa o algodón y dejar que se sequen con el sol, se deshidratan y pierden tamaño. Por eso es recomendable elegir calabazas grandes, para que a la hora de recogerlas de su baño de sol, tengan unas dimensiones dignas de ser capeadas.  A continuación, te damos la receta más sencilla para disfrutar este no tan popular platillo en el centro de México. 

RECETA 
Para 1 persona

Se dejan secando al sol. Foto: Especial

¿Qué ingredientes necesitas?

Orejones 

  • 100 gramos de Orejones (Calabazas picadas en rodajas y expuestas al sol por unos 2 días, es decir, rodajas deshidratadas)
  • 1/4 de cucharadita de sal 
  • Comino, sal y pimienta al gusto
  • 2 dientes de ajo
  • 3 huevos 
  • 4 ramitas de cilantro
  • Aceite para freír
  • 2 o 3 cucharadas de harina

Salsa

  • 3 tomates
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • 1 chile de árbol

¿Cómo prepararlos?

  1. Coloca los Orejones en agua hirviendo con ajo, sal y cilantro. Déjalos que se hidraten y si quieres, agrega un poquito de orégano.  Esto tiene una duración de 3-5 minutos. 
  2. Escúrrelos muy bien
  3. Aparte, bate las claras de huevo y cuando tomen la forma de picos, agrega las yemas previamente sazonadas con sal, pimienta y comino. 
  4. Pasa los orejones por la harina, después por el huevo batido y colócalos en el sartén con aceite caliente para que se doren.
  5. Una vez dorados  sírvelos en un plato. 
Es importante el capeado. Foto: Especial

¿ Cómo preparar la salsa?

  1. Una vez que lavaste los jitomates,  quítales el tallo y córtalos en 2 o 3.  
  2. Coloca los jitomates en la licuadora, junto con la cebolla, chile y ajo picados. Agrega también la sal.
  3. Tritura todo hasta tener una mezcla homogénea. 
  4. Vierte la mezcla en una cazuela a fuego lento con un poco de aceite y sofríe hasta que hierba. 
  5. Baña con esta salsa tus orejones.

Puedes acompañar tus orejones con casi cualquier guarnición. Pueden ser frijoles refritos, verduras al vapor, puré de papa o si no es cuaresma, hasta un bistec. Pero como es una receta de cuaresma, muchos los comen con las otras dos guarniciones anteriormente sugeridas. Sin embargo, también los puedes degustar así solos o hacerle alguna variación a la salsa. Hay quienes usan chiles de cascabel, mirasol o cualquier otro tipo de chile. Esto es cuestión de gustos, pero el procedimiento es básicamente el mismo. 

Otras Noticias