Día de la Candelaria

Aprende a hacer el mole rojo con pollo para tus tamales del 2 de febrero

Prepara fácilmente en casa un mole rojo con pollo para hacer tus tamales para el Día de la Candelaria
jueves, 28 de enero de 2021 · 13:39

El mole es uno de los productos mexicanos más gustados en el país y en el mundo, además de ser una de las recetas más antiguas con las que contamos pues es de origen prehispánico. Nuestros antepasados preparaban esta salsa a la que llamaban mulli, un término náhuatl que se refiere a la combinación de chiles y especias y se hacía como ofrenda a los dioses.

Existe una gran variedad de moles, el más popular es quizá el poblano, aunque también están el mole negro, el mole blanco, el mole almendrado, el huaxmole o el manchamanteles, el mole pipián, el mole verde, entre muchos más. Este preparado se suele hacer cuando son fechas de celebración o especiales, e incluso también para funerales.

Sin embargo, el mole no se come sólo con arroz o carne, sino también se come solo y en tamales, una de las combinaciones gastronómicas más ricas que hay en México. Disfruta haciendo tus tamales para el Día de la Candelaria y aprende a hacer un mole rojo con pollo para este 2 de febrero.

Mole rojo con pollo

Ingredientes para el pollo:

  • 4 pechugas de pollo grandes
  • 1/4 de cebolla
  • 1 diente ajo
  • Agua
  • Sal

Ingredientes para el mole:

  • 6 chiles guajillos
  • 4 chiles anchos
  • 1 tortilla
  • 1/2 bolillo
  • 1/4 de cebolla
  • 1 puñito de cacahuates sin sal
  • 1/2 tablilla de chocolate
  • 3 dientes de ajo
  • 1/2 cucharadita de clavos aromáticos
  • 1/2 cucharadita de cominos
  • 1/2 cucharadita de pimienta gorda
  • Consomé de pollo, el necesario
  • Aceite vegetal
  • Sal

Coloca el pollo previamente lavado en una olla con suficiente agua, añade la cebolla, el ajo y sal al gusto, deja a fuego alto hasta que esté bien cocida, después retira del fuego. Saca las piezas de pollo y deja que se enfríen, desmenuza para los tamales.

Limpia los chiles guajillos y anchos con un trapo limpio y colócalos en un sartén a fuego medio, cuida que no se quemen, sólo que se doren un poco, enseguida pásalos a un pocillo con agua caliente deja que se hidraten a fuego bajo.

En el mismo sartén donde asaste los chiles secos añade un chorrito de aceite vegetal y sofríe la cebolla y los dientes de ajo, remueve, sácalos, después tuesta los cacahuates sin sal, una vez que se doren sácalos.

Ahí mismo fríe la tortilla, para que se ponga dura, para que no se queme deberás estar dándole vueltas regularmente, retira una vez que se haya endurecido y dorado, repite el proceso con el bolillo, una vez que esté bien dorado retira.

Ya que se hayan suavizado los chiles y todos los ingredientes se han tostado, pasa todo a la licuadora con un poco del agua de la cocción de los chiles, muele hasta obtener una textura suave y homogénea.

Coloca una cazuela a fuego medio alto con un chorrito de aceite, una vez que esté caliente añade el mole, remueve y deja que hierva. Cuando comience a hervir añade caldo de pollo para hacerlo más aguado, pero dejando que la textura sea espesa, prueba y si requiere añade un poco de sal. Cuando hierva y esté bien sazonado estará listo para hacer los tamales.

Otras Noticias