Cena saludable

Transforma unos simples ejotes en una exquisita ensalada para la cena

La cena con ejotes es ideal para cuidar la salud del corazón y mantener un peso saludable, pero además, en esta receta resultan muy ricos
martes, 21 de julio de 2020 · 19:42

El ejote es una legumbre originaria de México y Centroamérica poco llamativa para muchos, aunque resulta una opción muy saludable y realmente deliciosa en la cocina. Si pensabas que es la vaina del frijol no te equivocaste, pues de hecho se trata de una variedad de esa familia, y de hecho, de ahí proviene su nombre, el cual viene del náhuatl “exotl” que significa frijol verde, aunque también es conocido como "judías verdes" o "habichuelas".

Este alimento resulta una fuente rica en vitaminas A y C, así como en ácido fólico, los cuales protegen la salud ocular, el sistema inmune y ayudan a la generación de nuevas células; por otra parte contiene minerales como calcio y potasio que son ideales para mantener la salud de los huesos y ayuda a la correcta función de los nervios y a la contracción de los músculos, además de que se mantenga constante el ritmo cardiaco.

Por otra parte, su aporte de fibra lo hacen ideal para su consumo durante la noche, ya que mejora la digestión, y sus fitoquímicos, como las catequinas ayudan a proteger a las células de los radicales libres. Por ello, el consumo regular de los ejotes previene algunos procesos en el organismo como la oxidación y la inflamación, además de reducir la probabilidad de padecer enfermedades infecciosas, diabetes, algunos tipos de cáncer, y del corazón.

Esta receta es realmente sabrosa y como puedes ver, muy nutritiva, porque además incluye como proteína jocoque y otro ingrediente también muy nutritivo, las semillas de girasol, mismas que contienen vitamina E, un poderoso antioxidante que previene de enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer y complicaciones por diabetes.

Ensalada de ejotes con jocoque

Ingredientes:

2 puños de ejotes lavados

4 dientes de ajo picados

2 cebollas cambray en rodajas

2 chiles guajillos

Sal del grano

Aceite de oliva

Pimienta

Jocoque

Pepitas de girasol

Lava los ejotes y quítales la colita de ambas puntas, puedes mantenerlos completos o cortarlos a la mitad o en trozos más pequeños, según te guste más su presentación, después coloca una olla con suficiente agua a fuego alto y un poco de sal, cuando comience a hervir, echa los ejotes y deja que se cocinen por 3 minutos, después retíralos y cuélalos, refréscalos con agua fría para que se corte su cocción y al comerlos estén crujientes.

A parte, pon un posillo con agua a fuego alto y agrega los chiles desvenados y sin semilla, espera a que se suavicen por 3 minutos y retira del fuego, después sácalos y córtalos en tiras pequeñas. Pon un sartén a fuego medio con un chorrito de aceite de oliva, cuando esté caliente verte la cebolla, remueve por un minuto y agrega el ajo picado, sigue moviendo para evitar que se quemen y cuando estén doradas agrega los chiles, remueve por 2 minutos y finalmente agrega los ejotes, remueve y deja por 3 minutos, después retira del fuego.

Sirve en un plato extendido para que se enfríe y cuando esto suceda agrega un chorrito de aceite de oliva, un poco de jocoque y semillas de girasol encima. Esta cena se sirve fría y puedes acompañarla con un delicioso té de hierbabuena.

 

Otras Noticias