Receta de comida

Come sano: prepara este delicioso quiche de calabazas frescas

El quiche o tarta salada proviene de una receta original de Francia que puedes preparar fácilmente con esta deliciosa receta
jueves, 11 de junio de 2020 · 14:04

El quiche es una tarta salada, receta originaria de la región de Lorena, al noreste de Francia, que consiste en una masa quebrada que se elabora con una mezcla batida de nata fresca y huevo, la cual se sazona o aromatiza con pimienta negra y nuez moscada molida, aunque esta receta que podía tener en su relleno otros ingredientes como el queso gruyer rallado, aunque esto cambió con el tiempo.

Se sabe que en el siglo XIX se añadieron tiras de tocino frescas o ahumadas que caracterizan al quiche lorraine actualmente. La palabra quiche proviene del vocablo küche del dialecto lorenés, que se encuentra en la frontera de Francia y Alemania, por lo que deriva del alemán kuchen que significa pastel y que deriva por la franconía en kishe. Su preparación tiene una masa al estilo de una tarta, así que deberás comenzar por la masa quebrada, disfruta esta receta.

Quiche de calabazas

Ingredientes para preparar la base quebrada:

200 gramos de harina floja o de repostería

100 gramos de mantequilla

Un huevo

4 gramos de sal

Una pizca de azúcar (para dar color en el horneado)

Ingredientes para el relleno:

Tres calabazas largas o calabacines no muy grandes

Media cebolla

Tres huevos

200 mililitros de nata líquida o crema de leche

Queso rallado gruyere o de tu gusto, puede ser queso azul o queso de cabra

Sal y pimienta al gusto

Para preparar la masa agrega en un recipiente hondo o bowl la harina tamizada y la mantequilla fría cortada en pequeños cubos y mezcla con las manos hasta obtener una pasta arenosa, luego agrega la sal, el azúcar y el huevo y mezcla nuevamente con las manos hasta que la masa se una. Es importante no trabajar mucho la masa para que no sea muy elástica, haz una bola y cubre el recipiente con plástico adherente y déjala reposar por una hora en el refrigerador.

Una vez que esté lista sácala y estira la masa quebrada con el rodillo de cocina, hazlo lentamente para que no se ablande con el calor y colócala en un molde untado con mantequilla, puedes ayudarte de papel horneado sobre el cual extiendas la masa además de que te ayudará a que no se pegue en el recipiente y ajústala, recorta los bordes que sobresalen. Pincha la base de la masa con un tenedor para evitar que se infle y hornea por 10 minutos a 180 grados Centígrados.

Por otra parte, pica una calabaza en rodajas y reserva, y corta las otras dos en cubitos, y la cebolla en julianas. Para el relleno pocha la cebolla a fuego lento con un poco de aceite, luego incorpora las calabazas picadas en cubitos y salpimenta al gusto. Cuando esté listo aparta y utiliza el mismo sartén para saltear levemente las rodajas de calabaza. Mientras, bate los huevos con la nata líquida y una vez que estén listas, agrega las calabacitas con la cebolla pochada.

Saca tu masa horneada y vierte la mezcla de calabazas, agrega encima las calabazas en rodajas y espolvorea encima el queso rallado, luego vuelve a hornear hasta que la superficie quede doradita. Si te parece mucho tiempo, puedes comprar la masa quebrada y comenzar la receta desde que se monta en el refractario. ¡Disfruta esta deliciosa receta!

 

Otras Noticias