Recetas dulces

Elabora tu propia mantequilla de cacahuate con esta receta y ahorra unos pesos

Te proponemos una receta para preparar esta mantequilla que te encantará porque tiene garantía premium
miércoles, 10 de junio de 2020 · 17:52

¿Te gustaría elaborar tu propia mantequilla de cacahuate? Aquí te dejo la receta y unos consejos para que puedas fabricarla en tu cocina controlando exactamente los ingredientes que vas a comer posteriormente. Con total seguridad esta mantequilla si la buscas en el mercado tendrá la categoría de Premium, aunque con total seguridad no encuentres algo con tal calidad y además artesanal. Es muy recomendable, salir de compras y comparar el producto en distintos establecimientos para comparar y elegir los de mejor calidad. Necesitamos cacahuates… pero no todos los cacahuates son iguales. Te sugiero, que los compres de una cosecha fresca, y no de esos que tienen en el almacén de una tienda donde no rote el stock. Un cacahuate fresco, llenará tu boca de un sabor a fruto seco con notas lácteas, y por supuesto en ningún momento notas añejadas, que son el punto que indica que ese producto no es fresco.

Una vez que tengamos los cacahuates, los vamos a tostar de forma uniforme. Mi recomendación es que lo hagas en el horno, porque en un charola o bandeja podremos poner papel de hornear y distribuir el fruto seco sin que se amontonen, estando sueltos, lo cual permitirá que reciban el mismo calor por todos lados, si bien hay que tener en cuenta que algunos hornos caseros suelen irradiar más calor por unos lados que por otros, en cuyo caso habrá que rotar la bandeja. Hay que tener en cuenta que, si llegaran a quemarse, la mantequilla adquirirá un color oscuro y en cuanto a su sabor amargarán.

En seguida, una vez tostados les retiraremos la piel. Una vez que le hayamos retirado todas las pieles y aquellos granos que no tengan buena presencia, los moleremos en un molino para granos, como esos que se utilizan para moler el maíz y hacer el nixtamal, o en un metate, o en última instancia en una licuadora, pero intentando poner en este caso poca cantidad de cacahuales y hacer la molienda en intervalos que no superen los 10 segundos para que no se disocien las grasas presentes en este fruto seco. Está lista cuando tenga una textura fina, uniforme y aceitosa.

Una vez tengamos la molienda, añadiremos un 1 por ciento de sal fina de buena calidad, por ejemplo, de tipo kosher.

Envasaremos la mantequilla en frascos pequeños de cristal de cierre hermético. Observaremos que un tiempo después de su elaboración el aceite fluirá a la superficie, lo cual no quiere decir que no esté en buen estado, sólo habrá que tener la precaución de remover la mantequilla antes de usarla, la cual adquirirá de nuevo su aspecto original.

La mantequilla de cacahuate ayuda a disminuir los niveles elevados de colesterol, en especial el colesterol malo, es decir, el llamado LDL, además no contiene ni aporta colesterol.

Desde un punto de vista nutricional, la mantequilla de cacahuate a altamente rica en proteínas de muy buena calidad, además de grasas saludable como los monoinsaturadas, por ello no es raro que nuestra coach nutricional no los recomiende cuando estemos haciendo una dieta específica para ganar músculo.

Además, aporta hidratos de carbono, aunque de menor calidad que las proteínas. Respecto a su contenido en vitaminas y minerales, la crema de cacahuate es uno de los alimentos más ricos en estos compuestos, ya que en su composición vamos a encontrar minerales como el fósforo, el potasio, magnesio, hierro, calcio, zinc y yodo. Y en cuanto a las vitaminas destacan las de grupo B (B1, B2, B5, B9 o ácido fólico y B12) además de vitamina A, C, D y K.

Cien gramos de mantequilla de cacahuate  aportarán  620 kcal, además de 10 g de carbohidratos y 30 g de proteínas de buena calidad.