Comida mexicana

Camarones a la diabla, prepara esta irresistible comida típica de Guerrero

Prueba los sabores de México en esta receta tradicional de la costa del país y disfruta en tu fin de semana unos camarones bien picositos
domingo, 25 de octubre de 2020 · 15:00

Los camarones a la diabla son una receta tradicional de Guerrero, aunque algunos señalan que su origen radica en el estado de Jalisco, en un restaurante pequeño en donde el dueño recibía de vez en cuando a unos clientes que se preparaban sus propios camarones con esta variante exquisita, receta que les habrían enseñado en la década de los sesenta y que supuestamente comenzó a propagarse a toda la República.

Sin importar tanto su origen, los camarones a la diabla son conocidos así por su sabor picosito obtenido de una salsa hecha con diversos chiles secos de diversa intensidad de picor, los cuales se suelen servir con arroz blanco, ensalada fresca o frijoles de la olla y tortillas de maíz. Aunque son picosos, en esta receta colocamos una medida de chiles moderada para que no resulte un plato incomible para personas que no acostumbran a comer así.

Sin embargo, si quieres moderar aún más el picor, puedes disminuir la cantidad de chiles chipotle de lata y de árbol, los cuales son los encargados de darle ese toque picoso al platillo, pues los otros simplemente dan sabor, textura y color a la salsa. Prueba a preparar esta deliciosa receta que no sólo te encantará, sino que es fácil de preparar y muy atinada para una tarde de fin de semana.

Camarones a la diabla

Ingredientes:

  • 700 gramos de camarón fresco
  • 2 cebollas
  • 6 dientes de ajo
  • 2 chiles anchos
  • 6 chiles guajillo
  • 4 chiles de árbol
  • 3 chiles chipotle de lata
  • 3 pimientas gordas
  • 250 gramos de jitomate
  • 1/2 taza de jugo naranja
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • Aceite vegetal
  • Aceite de oliva
  • Sal

Limpia los camarones, retirándoles la cáscara y reservándola en un tazón aparte. Conforme le quites la cáscara, corta en la parte superior del camarón y saca la tirita oscura que tiene, pues es el sistema digestivo, deséchalo y ve colocando los camarones en un recipiente con agua helada, puedes añadir hielos. Una vez que están limpios, pasa las cáscaras que reservaste a una olla con 2 tazas de agua, 1/4 de cebolla y 1 diente de ajo.

Deja las cáscaras a fuego alto por 5 minutos o hasta que hierba, luego tapa y reserva. Por otra parte, limpia los chiles secos con un trapo limpio para quitar el exceso de tierrita, luego desvena y quita las semillas, excepto a los chiles de árbol (a los que les quitarás sólo la colita) y los chiles chipotle, reserva. Pica 1/3 de cebolla en julianas y el jitomate en trozos y reserva.

Coloca una cazuela a fuego medio alto con un chorrito de aceite vegetal y agrega 3 dientes de ajo y el 1/3 de cebolla picado, deja que se acitronen y en cuanto esté listo, baja el fuego y agrega las pimientas gordas y todos los chiles secos, remueve constantemente para que no se quemen pues podrían amargar la salsa, y en cuanto se empiecen a reblandecer añade el jitomate en trozos, remueve.

En cuanto el jitomate se empieza a suavizar agrega el caldo de las cáscaras, pasado por una coladera para evitar que se vayan los trocitos de éstas. Remueve, tapa y deja cocer hasta que los jitomates estén muy suaves. Pásalos enseguida a la licuadora con su caldito, el jugo de naranja y los chiles chipotle, muele hasta obtener una mezcla homogénea y después regresa a la cazuela donde asaste los chiles, añade un poquito de aceite vegetal y pasa la salsa por una coladera.

Remueve bien y agrega 1/2 cucharadita de sal para sazonar, deja por 20 minutos a fuego medio alto, rectifica la sazón y baja la lumbre. Mientras, enjuaga los camarones con agua fría y deja escurriendo. Coloca un sartén a fuego medio bajo con la mantequilla y un chorrito de aceite de oliva para que no se queme, remueve y en cuanto se derrita, agrega 1/2 cebolla picada en julianas y 2 dientes de ajo prensados, remueve.

Una vez que estén dorados, agrega los camarones ya escurridos, remueve y luego dales la vuelta, espera unos minutos, sólo a que empiece a cambiar a un color rosado, en cuanto alcancen ese tono agrega la salsa bañando por completo los camarones, remueve muy bien y deja por 5 minutos para evitar que se hagan duros, después retira del fuego. Sirve calientitos con arroz blanco y tortillas de maíz.