Postres

Jericallas: Conoce esta especialidad tapatía y atrévete a prepararla en casa

Se trata de uno de los postres más famosos de Guadalajara. Su sabor y consistencia conquistan a todo aquel que lo prueba
sábado, 19 de noviembre de 2022 · 21:00

Las jericallas son una de las especialidades a las que no te puedes resistir. Son elaboradas de manera casera y son muy apreciadas en la Perla Tapatía.

Investigaciones realizadas por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) sostienen que este postre tiene varias versiones acerca de su origen.

“Hay muchas versiones sobre su origen, una de ellas cuenta que el postre lleva el nombre del lugar en donde nació una de las monjas que cocinaba para los niños huérfanos del Hospicio Cabañas, ubicado en el antiguo barrio de San Juan de Dios en el centro de Guadalajara. El nombre del pueblo es Jérica, en la comunidad de Valencia en España.La monja tomó los ingredientes y los mezcló, los puso a hornear y al tener que servir a tantos niños que estaban en el Hospicio Cabañas, lo olvidó dentro del horno y al momento de sacarlo notó que se quemó de la parte superior y así es como la jericalla nos presenta una golosina que evoca el sabor del flan, pero su consistencia es más ligera en la boca, el sabor del dorado que la cubre (a leche quemada) es su principal característica, otorgándole un sabor especial y muy agradable”, narran los registros históricos del Sader.

En la actualidad, este postre es muy famoso y todo aquel que visita Guadalajara no puede dejar de probar este plato dulce.

¿Cómo hacer una jericalla?

Ingredientes:

  • 3 tazas de leche (720 ml).
  • 1 raja de 10 cm de canela (5 g).
  • 1 cucharada de extracto de vainilla (15 ml).
  • 6 yemas (120 g).
  • ¾ de taza de azúcar (150 g).
  • 3 cucharadas de fécula de maíz.

Preparación:

Hervir la leche con la canela, agregar el extracto de vainilla. Batir ligeramente las yemas con el azúcar, combinar con la leche y la fécula de maíz y colar. Vaciar la mezcla en los refractarios. Poner agua hirviendo en el recipiente hasta cubrir la mitad de los refractarios. Hornear a baño María a 160 ºC durante 30 minutos o hasta que estén cocidas las jericallas. Para dorar la superficie, ponerlas bajo el asador del horno.

Receta de Larousse Cocina.